Todo lo que el boca a boca puede hacer por tu negocio
7 abril, 2017
5 razones por las que los autónomos “también” necesitan descansar
11 abril, 2017

Flexibilidad laboral: cómo Internet nos acerca la ansiada conciliación

La tecnología lleva siglos modificando la relación del ser humano con el trabajo. Desde la máquina de vapor y la industrialización hasta la era digital, cada cambio tecnológico ha acelerado la llegada de nuevas formas de trabajar. Con sus pros y sus contras, hoy la sociedad de la información nos pone al alcance de la mano una nueva y ansiada meta: la conciliación y la flexibilidad laboral.

Aunque tengamos fama de calientasillas y de no irnos para casa hasta que se vaya el jefe, a los españoles nos preocupa mucho la rigidez de horarios. Según una encuesta reciente de Wave Application, un 76% de los trabajadores quiere horarios flexibles, priorizándolos a la mejora salarial (65%) y al crecimiento personal (55%).

 

La conciliación laboral

“Los intereses de la empresa deben estar estrechamente vinculados al bienestar de las personas que en ella trabajan. Eso transita por la conciliación, y ésta por la necesidad de una flexibilización y adaptación del trabajo”. Así de claro lo deja el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en su Boletín de Igualdad en la Empresa (BIE).

Las tecnologías de la información e Internet nos permiten estar conectados con nuestro trabajo sin estar en la oficina. De forma cada vez más sencilla, podemos alcanzar nuestros objetivos sin importar la hora a la que entremos por la puerta o si paramos a media mañana para hacer recados.

Así, conciliar vida personal y familiar con la carrera y la vida profesional ha empezado a ser una realidad en muchos puestos de trabajo. La administración pública es la que más está aplicando medidas de flexibilidad laboral, pero cada vez más grandes empresas se suman al movimiento.

Y es que, en realidad, buena parte de los trabajos no se hacen en una oficina, sino en un ordenador conectado a Internet. Y poco cambia si este ordenador está en la mesa de nuestra cocina mientras preparamos una olla de lentejas para el día siguiente.

El teletrabajo

La descentralización del lugar de trabajo gracias a las TIC ha ido ganando enteros en la cultura laboral española. Ya sea teletrabajo a tiempo completo o de forma mixta (combinando oficina con trabajo a distancia), esta modalidad laboral tiene muchas ventajas – y algunos riesgos – para empleados y empresas. Así los define el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Ventajas

– Para la empresa, el teletrabajo aumenta la productividad al eliminar tiempos no productivos, reduce el absentismo laboral, fortalece la plantilla trascendiendo limitaciones espaciales y geográficas, y reduce costes de espacio y equipamiento.

– Para el trabajador, la mayor productividad aumenta la satisfacción, se mejoran las condiciones para la concentración, se optimiza el uso del tiempo y se reducen los desplazamientos del hogar al trabajo, aumenta la calidad de vida y la posibilidad de adaptar el trabajo a las necesidades de cada persona, se disminuye el número de horas extraordinarias y se gana más tiempo para actividades personales.

Riesgos

La empresa pierde control sobre las personas teletrabajadoras, la deslocalización de los trabajadores puede generar falta de identificación con la visión de la empresa, es más difícil proteger la confidencialidad y se pueden generar deficiencias en procesos de intercambio de información o de toma de decisiones.

Para el empleado, el teletrabajo puede causar una menor integración en la empresa, aumentar el sentimiento de aislamiento, dificultar la comunicación con el equipo, conllevar una pérdida de derechos laborales, o hacer más difícil desconectar del trabajo.

Aun así, mientras las ventajas están claras y concilian las demandas del mundo empresarial y de los trabajadores, todos los riesgos parecen subsanables mediante la mejora de los procesos de comunicación y el establecimiento de nuevos marcos laborales.

 

El caso de Orange

En medio de este cambio de cultura empresarial y laboral, Orange ha decidido apostar por un nuevo plan de conciliación e implantar el teletrabajo a gran escala para buena parte de su plantilla en España.

El Plan de Trabajo Flexible está abierto para más de 3.000 empleados, casi todos los que lleven más de un año en la empresa sin contar con el personal de tiendas y el de los centros de asistencia telefónica. El plan de Orange España establece una bolsa de ocho horas y media semanales por empleado (siete horas para el personal con jornada reducida) para trabajar desde casa.

Además, la introducción del teletrabajo no supondrá la eliminación de los beneficios sociales, incluyendo los cheques de comida que reciben los trabajadores. La posibilidad de teletrabajo vendrá acompañada del suministro del material necesario para trabajar a distancia: un ordenador portátil y una línea de la propia empresa.

La opción del teletrabajo, disponible desde principios de abril, se verá acompañada de una ampliación de la flexibilidad de los horarios de entrada y de salida, así como del tiempo mínimo de la pausa para la comida.

 

Juan F. Samaniego