Facebook y CEPYME formarán online a las pymes españolas
8 Junio, 2017
Coca-Cola ya tiene nuevo formato en España: latas de 25 centilitros
9 Junio, 2017

¿Cuándo tiene que dar beneficios una start-up?

Debido a las sesiones de coaching y las técnicas de motivación moderna, algunos emprendedores caen en la ilusión de pensar que levantar una start-up es fácil. O que da beneficios desde el primer mes. Conceptos como Escalabilidad o ingreso pasivo nos dan una idea equivocada de lo que significa emprender.

Por eso, cuando tras unos meses vemos que los rendimientos no son los esperados, nos sentimos frustrados porque, ¿cuándo tiene que dar beneficios una start-up?

Una herramienta para hacer buenas previsiones del beneficio

A menos nos dediquemos a ello, no estamos habituados a conceptos como flujo de caja (CF, de cash flow), EBITDA o apalancamiento financiero. Nuestro desconocimiento, y partir de una motivación enfocada a lo monetario, hace que nuestras previsiones sean optimistas.

Los cuadros de flujo de caja, como el que vemos muy simplificado aquí, son sencillos si se siguen unas normas básicas. Si somos sinceros y coherentes, tendremos una idea aproximada del futuro de la empresa. Un CF negativo implica pérdidas. Un CF positivo, ganancias. Un CF igual a cero significa que la empresa no ha perdido ni ganado capital.

Tener muy claros los ingresos y los gastos

Parecen fáciles, pero no todos los empresarios tienen en cuenta o contabilizan bien todos los gastos. Tampoco hay que hilar muy fino, pero hemos de ser estrictos e incluir todos los gastos: de tramitación de apertura de la empresa, alquiler del espacio o compra, coste de los servicios de luz, agua, gas, Internet…

En la contratación de personal no solo debemos contar su sueldo percibido, sino el coste en Seguridad Social, pago de seguros, coste del espacio de trabajo, formación, licencias de software… e incluso despido si se prevé en los cinco primeros años.

El Impuesto de Sociedades también tenemos que incluirlo, teniendo especial cuidado con el IVA. Sobre todo si hacemos un CF mes a mes, ya que el IVA cobrado nos puede servir como un buffer temporal en nuestra caja (pero que tendremos que abonar al estado). Y el IVA pagado podrá ser deducido en parte, por lo que no todo del precio de compra de productos y servicios aparece como gasto al final de la ecuación.

Los ingresos suelen tardar y los gastos tienden a adelantarse

Otro factor importante es el tiempo. Para nuestro ejemplo simplificadísimo (y todavía tremendamente optimista), un estado más realista en cuanto a los tiempos sería el siguiente:

Se observa que los ingresos se han desplazado hacia el futuro, mientras que los gastos se han adelantado. Esto es debido a que muchos de los gastos (especialmente los iniciales) han de ser abonados al comienzo del ejercicio, mientras que los ingresos derivados de los primeros meses pueden venir a finales de año o incluso en el siguiente periodo.

Incluir la inversión anual y el sueldo del empresario es obligatorio

Para que una empresa logre superar los cinco años de vida, es importante que invierta gran parte de la ganancia de los socios de nuevo a la empresa. Es algo que los japoneses tienen muy en cuenta, aunque para ello los socios han de tener un sueldo.

Si el empresario o empresarios no tienen sueldo, ¿de qué van a vivir, o cómo van a realizar aportaciones extra de capital a la empresa cuando se necesite? (Que se necesitará).

Pensar que el socio de la empresa ganará del excedente es un error que puede costarnos caro, ya que podemos agotar nuestros ahorros personales antes de que la empresa de resultados.

Incluir estos sueldos aporta una visión menos positiva de los CF, pero más realista. Además, nos recuerda lo importante que es que el empresario tenga cierta estabilidad económica.

Es importante destacar que, aunque nuestro CF sea igual a cero, el empresario sigue recibiendo un sueldo (que ya lo contamos en la partida de gastos).

Crecimientos realistas, no superiores al 5%

La curva de crecimiento de los ingresos no suele parecerse nada a como suele pintarse en los CFs de los neófitos de los negocios. Su crecimiento inicial es tan lento que parece lineal, mientras que los gastos se acumulan al inicio de la actividad.

En las previsiones, crecimientos anuales de más del 5% deben ser considerados como excepcionales. Y no suele ser buena idea darlos por hecho.

Como toda actividad, cualquier negocio tiene una curva de aprendizaje que supone ahorros en coste o mejora en los ingresos por el mero hecho de practicar y ganar experiencia. Sin embargo, esto tiene un tope tras el cual es necesario impulsar el aumento de los ingresos mediante inversión.

Aunque con datos inventados y con ingresos y gastos muy simplificados, en este artículo hemos querido resaltar la importancia de la herramienta de flujo de caja. Así como conceptos claves a tener en cuenta para no caer en el error de adelantar el beneficio.

Se recomienda al emprendedor mucha paciencia, aguante y constancia. Y, por supuesto, mucha suerte. Contar con las herramientas adecuadas puede ahorrarnos más de un disgusto y ayudarnos a pisar firme mes a mes.

Por Marcos Martínez