Empresa

Funidelia, disfraces ‘online’ al mundo desde Aragón

Entre máscaras y personajes de ‘Star Wars’, Disney y Marvel, el trabajo se amontona estos días en las oficinas de Funidelia, el ecommerce español de disfraces que, con sede en Zaragoza, cuenta con tiendas online en 32 países. Y es que más del 70% de su facturación se concentra en tres momentos del año: Halloween, Navidad y Carnaval. “Si en una época normal tenemos unos 400 pedidos al día, en un mes como febrero la cifra se dispara hasta los 8.000”, señala a Hablemos de Empresas Javier Ferraz, director de Marketing de Funidelia.

mayores companias mundo que venden

Cosas que no imaginas que venden las mayores compañías del mundo

Fue en 2011 cuando dos jóvenes aragoneses, los amigos Carlos Larraz y Toño Escartín, comenzaron a vender ‘momentos de diversión’ tras constatar que había una necesidad desatendida a nivel europeo. Si sus familiares y amigos querían disfrazarse, tenían que hacer los pedidos a tiendas web de Estados Unidos -en las físicas de toda la vida la oferta era escasa-, con unos plazos de entrega muy amplios y la incertidumbre de no saber si el disfraz llegaría a tiempo para la ocasión especial.

Asentada su presencia en España, Funidelia, con la internacionalización en su ADN, pronto dio el salto fuera de nuestras fronteras. En 2013 se estrenaba en Francia y Alemania (en la actualidad, uno de sus mercados más potentes) y, desde entonces, cada año ha ido conquistando nuevos países hasta llegar a los 32 a los que sirve hoy de modo directo (con web propia). “Nuestro principal campo de operaciones es Europa, pero también tenemos tiendas en algunos países americanos y en lugares tan lejanos como Australia, Nueva Zelanda y Singapur“, destaca Ferraz. Para abastecerlos -sobre todo en épocas de “demanda explosiva”- Funidelia cuenta con cuatro almacenes en España, Alemania, Francia y Suecia.

Saber adaptarse a la cultura de cada país

Precisamente, su modelo logístico es una de las claves de su éxito, según apunta el responsable de Marketing. “Hemos diversificado geográficamente la distribución para acercar al máximo el producto al cliente en un sector en el que la fecha de entrega es crítica. Un disfraz que no llega a tiempo para una celebración es un producto que ya no sirve y una devolución segura“.

Junto a la logística, un segundo factor determinante es el amplio catálogo de la firma, con cerca de 40.000 referencias. “Nadie quiere encontrarse en una fiesta a alguien con el mismo disfraz. Pero no se trata solo de tener toda clase de trajes y complementos, sino mucha variedad dentro de cada universo: que haya Batman de todas las tallas y para todos los bolsillos”, continúa Ferraz. Es en verano cuando, analizando canales infantiles, series de moda y el calendario de estrenos cinematográficos, tratan de identificar lo que se va a vender meses más tarde, sobre todo el best seller navideño entre los niños. “Debemos anticipar esa demanda para proveernos del stock necesario“.

Pero de nada sirve una logística flexible y un catálogo actualizado si el usuario, al navegar y comprar en las tiendas online de Funidelia, no se siente “como en casa“, asevera Ferraz. “Las webs están traducidas a 14 idiomas y tienes que ser capaz de entender la cultura del país y adaptarte a ella a nivel de producto, fechas, transporte y métodos de pago“, explica. “En Alemania, por ejemplo, barren los disfraces de temática medieval y son 100% carnaval; Reino Unido tiene un Halloween muy potente; mientras que en Francia no hay picos de demanda y esta se mantiene constante a lo largo del año”, prosigue. “También se trata de que los productos lleguen a los clientes a través de sus transportistas locales y de confianza, y de que los medios de pago sean los más extendidos en el país -en Polonia, pongamos por caso, se usa mucho el pago aplazado-. Así que podemos decir que nuestro modelo comercial es el tercer elemento básico de nuestro éxito”.

Decisiones basadas en datos

Desde 2011, Funidelia ha duplicado prácticamente su facturación año a año, el 80% de la cual proviene de fuera de España. En 2015 fue de cinco millones de euros, en 2016 de más de 10 millones y en 2017 de 18 millones. Prevé cerrar el ejercicio 2018 (algo que hará en abril) con unos ingresos de 25 millones. “Obviamente, ya no es tan fácil doblar la facturación, aunque seguimos con un crecimiento sostenido“, afirma el director de Marketing. Unas cifras que le han permitido ser nombrada Pyme del Año 2018 de Zaragoza y colarse en el ranking FT 1000 de empresas de más rápido crecimiento en Europa, elaborado por el periódico británico ‘Financial Times’.

A la vez que ha ido creciendo su cuenta de resultados, Funidelia ha ido incorporando nuevo perfiles profesionales a su equipo de Zaragoza. Hoy cuenta con una plantilla de 60 trabajadores, entre los que hay algunos originarios de los países en los que opera. En este sentido, es famosa la fiesta de disfraces que organiza cada septiembre en la capital aragonesa para celebrar su aniversario -a la que acuden unas 1.000 personas- y que le sirve, de paso, para “atraer talento“.

Aparte de ser una empresa 100% digital y eminentemente joven -“Yo tengo 40 años y soy el tercer empleado más mayor”, reconoce Ferraz-, si algo caracteriza a Funidelia es su gran cultura de datos. “Nuestras decisiones se basan en estadísticas. Disponemos de herramientas de visualización que nos permiten estudiar hacia atrás lo que ha ido ocurriendo y hacer prospecciones y actuar según esos registros. Por ejemplo, comprobando en tiempo real cuáles están siendo las temáticas más consultadas, las fotos más pinchadas, las tallas más buscadas.., equilibramos la mercancía en cada país. Estos datos también nos sirven como señal de alarma. Si nuestros clientes nórdicos suelen hacer los pedidos por la noche y detectamos un flujo excesivamente pequeño para lo habitual, es que algo está pasando”.

Decoración, merchandising y disfraces propios

Con el objetivo de desestacionalizar su producto y evitar girar en torno a unos meses de máxima tensión, Funidelia ha abierto recientemente dos nuevas líneas de negocio: artículos de decoración para fiestas y productos de merchandising relacionados con películas, videojuegos, series de televisión o cantantes (tazas, camisetas, mochilas, gorras, etc.).

Innovadora como es, también se ha embarcado en la fabricación de sus propios disfraces. “Lo estamos haciendo de la mano de importantes franquicias del sector del entretenimiento”, asegura su responsable de Marketing. “Así, fabricamos y distribuimos los disfraces oficiales de Dragon Ball, Pac-Man, Street Fighter, Pitufos o Masha y el Oso“. Pero también venden algunos genéricos made by Funidelia que tienen mucho tirón. “Es curioso, pero en Carnaval triunfan los de animales y frutas, así que diseñamos y comercializamos muchos de pera, piña, manzana o limón, además de los atemporales de policía, ladrón, pirata… Son de calidad y a precios razonables”.

Los planes de futuro más inmediatos de esta empresa aragonesa tan internacional pasan por consolidar estas nuevas líneas de negocio y su presencia en Europa. También está en su horizonte seguir entrando en nuevos mercados. “Tenemos el ojo puesto en Asia“, adelanta Ferraz. Lleguen hasta allí o no, lo cierto es que esta aventura de ilusión, esfuerzo e innovación ya ha viajado muy lejos, demostrando que se puede destacar y competir desde España con los grandes actores del disfraz a nivel mundial.

Imágenes | Funidelia

Subir