La red de apoyo para perder el miedo a fracasar como emprendedor
7 junio, 2017
Llaollao desembarca en Estados Unidos
8 junio, 2017

Si eres una pyme con poco presupuesto para publicidad, juégatelo todo a la carta de Facebook

Las pymes están acostumbradas a hacer malabarismos con el presupuesto. Por eso, la inversión en publicidad es una carta arriesgada, una decisión de la que es difícil medir el retorno, un dinero que se va por el desagüe sin saber muy bien a dónde. O así era, al menos, en el pasado.

Internet y las redes sociales han abierto un nuevo mundo de datos y medición de campañas en donde casi podemos calcular el retorno de cada céntimo invertido. Y, de entre todas las plataformas de publicidad online, Facebook Ads es la reina (de momento). No lo decimos nosotros, lo dicen muchos expertos en marketing online, cualquier búsqueda rápida en Google y, claro, el dueño de Facebook, Mark Zuckerberg.

Sin inversión, no hay visibilidad

Miles de likes y retuits, lograr el apoyo de influencers o conseguir que un vídeo se vuelve viral son el sueño de cualquier persona que lance una campaña en redes sociales. Pero, que no te engañen las palabras mágicas, hoy por hoy, sin inversión, conseguir una alta visibilidad y, sobre todo, visibilidad entre tu público objetivo, es muy complicado. Y en el futuro será prácticamente imposible.

“Aunque hayas creado una página de negocio en Facebook, quizá no te hayas dado cuenta de que menos del 0,5% de tus fans ven o leen tus actualizaciones. Es triste, pero cierto”. Así de claro lo tienen en Inc. una publicación estadounidense que lleva casi 40 años aconsejando a start-ups, pequeñas y medianas empresas. “¿Cuáles son las buenas noticias? Que no necesitas un gran presupuesto.”

Razones para elegir Facebook Ads

No somos ningunos gurús, ni vamos a darte la receta infalible para el éxito. Pero sí que podemos transmitirte lo que piensan las grandes mentes pensantes del marketing online. Estas son las razones principales para invertir en Facebook.

  1. Es la mayor comunidad online. Facebook fue la primera red social en superar los 1.000 millones de usuarios registrados y ya va camino de superar los 2.000 millones. Hoy por hoy, un cuarto de la población mundial está en Facebook. Casi nada. Las siguientes redes sociales por número de usuarios —alrededor de los 1.000 millones— son WhatsApp y Facebook Messenger (ambas, propiedad de Mark Zuckerberg) y YouTube, un canal que necesita de mayor inversión a la hora de generar contenido. Twitter (317 millones) o LinkedIn (106 millones) están muy lejos de los números del gigante Facebook.


  2. El poder de la segmentación. ¿Para qué quiero 2.000 millones de personas que me lean? Yo solo quiero contactar con los que pueden ser mis clientes, habrás pensado. Y tienes razón. El mayor argumento de Facebook no es su inmensa comunidad de usuarios, sino la alta capacidad de segmentación que tiene su plataforma publicitaria.
    Gracias a la híper-segmentación, permite impactar en un target muy concreto. Facebook es una red social muy potente por eso, conoce tan bien al público (sexo, edad, intereses, ubicación…) que si lanzas una campaña de la manera correcta sabes que vas a impactar en un target afín a tu marca”, explica Osane Hernández, account executive de Social Media y buena conocedora de la plataforma publicitaria.
    Este apartado da para uno o dos manuales, pero vamos a resumir al máximo el potencial de segmentación de Facebook Ads. Puedes dirigir tus anuncios a grupos personas en función de:

    1. Su situación geográfica, desde continentes hasta ciudades.
    2. Su edad, marcando tú mismo la franja entre 13 y +65 años.
    3. Idioma, uno o varios, en los que tu audiencia potencial se comunica.
    4. Datos demográficos, como educación, trabajo, relación sentimental…
    5. Intereses. Qué les gusta, qué contenido comparten, con qué tipo de páginas interaccionan, etc.
    6. Comportamiento. Por ejemplo, eventos a los que acuden o viajes que han hecho.
    7. Su conexión con nuestra página de empresa o con nuestra comunidad de seguidores.

  3.  La audiencia personalizada, el remarketing y el píxel. Además de con sus parámetros, Facebook te permite crear un target a través de tus propios archivos de clientes o crear listas con las personas que interaccionan con tu contenido.
    Pero, si algo ofrece Facebook Ads que la diferencia del resto de plataformas de publicidad online, es una potente herramienta de remarketing. ¿Te has preguntado por qué, poco después de visitar una página cualquiera, tu perfil de Facebook se llena de anuncios de esa marca o compañía? Ese es uno de los poderes de un pequeño trozo de código HTML que Facebook ha bautizado como Píxel. Con él, podrás crear un público objetivo entre aquellas personas que habitualmente visitan tu sitio web, usan tu app o servicios similares.
  4. Las conversiones y el ROI. A la hora de invertir en una campaña, las preguntas más importantes para una empresa, sea cual sea su tamaño, son: cuánto tengo que gastar y cómo mido el retorno de la inversión (ROI, por sus siglas en inglés).
    “Facebook Ads es buena para empresas con poco presupuesto porque se paga solo por click obtenido y permite una inversión muy pequeña. Además, siempre se puede ir pivotando y probando con distintos públicos y anuncios para ver cuál es el que da una mayor efectividad y rentabilidad”, señala Osane Hernández.
    Además, al contrario que los canales publicitarios tradicionales, esta herramienta te permite tener control absoluto sobre la inversión, siguiendo su evolución día a día sin necesidad de esperar a que la campaña finalice, y modificar los parámetros sobre la marcha para mejorar su efectividad.
  5. Multitud de campañas y objetivos. Por último, todas estas capacidades de segmentación y seguimiento se pueden aplicar sobre un montón de campañas predefinidas, en función de los objetivos que se quieran conseguir. Desde los más genéricos, como conseguir seguidores o aumentar el tráfico web, hasta acciones concretas, como generar suscripciones al newsletter o descarga de aplicaciones, la lista es larga, así que mejor consúltala por ti mismo. Seguro que hay algo que se adapte a tus necesidades.De momento, los números de Facebook no aguantan la comparación con ninguno de sus rivales salvo Google Ads, que, aunque efectivo, requiere una mayor inversión para lograr buenos resultados. En 2016, la compañía de Mark Zuckerberg se embolsó casi uno de cada cinco euros invertidos en publicidad online en el mundo, lo que significa ingresos por más 27.000 millones de euros y beneficios por encima de los 10.000 millones.

    La principal consecuencia del dominio de Facebook es, según un informe de eMarketer, que casi el 96% de los expertos en marketing confían en Facebook Ads para sus campañas, un 63% en Twitter, un 40% en Instagram y casi un 40% en LinkedIn.De todas formas, siempre habrá quien recomiende una u otra plataforma, y esto dependerá mucho de qué producto o servicio vendas. Un simple artículo no te va dar el control del infinito mundo del marketing online. Pero sí puede ser un buen comienzo.

    Por Juan F.