robótica educativa

Pymes

Lluís Molas, de Ebotics: “La robótica educativa ayuda a solucionar problemas como el ‘bullying”

Un dispositivo para regar las plantas de forma automática. Un brazo robótico con el que jugar al ajedrez. Un oso amistoso que nos saluda al pasar. ¿Juguetes o herramientas educativas?

La programación y la electrónica se están convirtiendo en un instrumento de enseñanza en colegios y academias. Lluís Molas Giner, responsable de Ebotics, filial de robótica educativa de Atlantis Internacional, nos habla de su importancia. No solo por las capacidades técnicas que se pueden aprender construyendo y usando robots, sino por las habilidades ocultas en los circuitos y los lenguajes de programación.

¿Por qué necesitamos más educación en robótica y programación?

Sobre todo, por el aprendizaje de estrategias de resolución de problemas. Ayuda a separar los grandes problemas en pequeñas tareas que se irán solucionando poco a poco. Es algo que un niño puede utilizar a lo largo de toda su trayectoria educativa y su vida personal. La robótica educativa incluso ayuda a aprender a solucionar problemas tan graves como el bullying.

Por otra parte, contribuye a la organización y a reforzar la estructura mental, a lidiar con la frustración, a potenciar la lógica, a aprender métodos de prueba y error, el orden de las cosas, la creatividad… Contiene multitud de herramientas ocultas que son muy útiles para el aprendizaje y para la vida.

Sin olvidar el evidente conocimiento técnico

Claro, sobre todo, de cara al futuro. Cada vez hay más necesidad de conocimiento en electrónica y programación. La pretensión es preparar a los niños para el futuro, que entiendan cómo funcionan las cosas creando sus propios productos.

robótica educativa

¿Cómo es una clase de robótica educativa?

Lo primero es diseñar una actividad grupal, desarrollarla en equipo. Después hay varias maneras. Se puede plantear un problema para que los alumnos ofrezcan diferentes soluciones. O combinar la tecnología para que sirva de apoyo a diferentes asignaturas en el aula. También se puede utilizar de una forma más clásica, para aprender a programar y construir productos concretos. Estas actividades deben también potenciar la creatividad y no ponerles límites a los alumnos, porque, normalmente, son capaces de mucho más de lo que pensamos.

Esto encaja con la filosofía del learning by doing. ¿El sistema, los profesores y las escuelas están preparados para trabajar con robots?

La robótica educativa se está implementando bastante en España, mucho más que en otros países de su entorno. Nuestro papel es el de dar las herramientas a los profesores para que no tengan miedo de introducir la robótica en sus clases. La corriente va llevando a la enseñanza hacia nuevas metodologías en las que la robótica juega un papel importante.

Aisoy, el robot emocional para aprender jugando

Con este objetivo en mente, ¿qué tipos de productos ofrecéis?

Son todo productos enfocados a potenciar el aprendizaje y la creatividad mediante la robótica. Tenemos desde kits de iniciación a la electrónica y la programación hasta productos para ampliar conocimientos como el brazo robot o el el coche robot programable Code&Drive y de programación con Arduino más avanzados para trabajar con multitud de componentes electrónicos.

Toda la línea está enfocada a los sectores de retail y educación. Somos mayoristas, aunque se pueden comprar productos al por menor a través de la web. Nuestros clientes son retail y educación a partes iguales. Los colegios y las academias son los que realmente valoran el producto. Todo esto lo apoyamos, además, con la web, en la que publicamos actividades y tutoriales para sacarle todo el partido a los productos.

¿Cómo nace Ebotics? ¿Por qué decide una compañía como Atlantis lanzarse al mundo de la robótica?

Se creó en 2017. La historia es bastante sencilla. Atlantis es un distribuidor de tecnología, con una gran parte de negocio en el sector de accesorios de telefonía móvil. Cada cierto tiempo señalan oportunidades de distribución. En 2016 se fijaron en la robótica educativa y su impacto en el futuro. Primero crearon una unidad de negocio centrada en distribuir los productos de robótica de otros fabricantes en España.

Esto permitió conocer el mundo de la educación, las demandas del mercado y las lagunas que existían. Y, a partir de ahí, centrarse en desarrollar los mejores productos en función de las necesidades educativas.

¿Cómo ha sido la tarea de intraemprendimiento, empezar algo tan innovador en una empresa que ya tiene casi 30 años de trayectoria?

Atlantis es muy fuerte en distribución, con un canal y un equipo comercial potente por toda España. Hay otra marca, Ksix, con distribución internacional. La idea que tenían era aprovechar las oportunidades de crecimiento de la robótica educativa con una división formada por educadores e ingenieros. Y este equipo se encuentra con el soporte y la estructura de Atlantis, el músculo financiero y logístico y su experiencia y clientes en retail.

Por ejemplo, implantar un producto nuevo en una cadena como Leroy Merlin, donde ya está Ebotics, no puede hacerlo cualquiera. Sobre todo, al principio. La clave de Atlantis es su experiencia en el sector. Permite desarrollar y probar un producto innovador con fuerza.

robótica educativa

Ha pasado poco más de un año y acabáis de llegar de IFA. ¿Cómo ha ido?

Fue la primera feria de Ebotics por su cuenta, como escaparate de robótica educativa. A raíz de nuestra presencia en IFA hemos empezado a cerrar acuerdos en otros países. Tenemos clientes ya en Italia, Francia y Alemania. Otros países como Polonia, Lituania, Ucrania o Emiratos Árabes están en proceso, aunque costará más por temas de traducción del producto para esos mercados.

¿Qué objetivos os marcáis?

Crecer. El objetivo es establecerse en España y empezar a vender la marca en mercados internacionales. Por otro lado, tenemos el reto de dar a conocer nuestros productos no solo en el sector educativo, sino entre los padres. La gran barrera que tenemos en el canal retail es el desconocimiento de los padres, porque sienten que no pueden ayudar a sus hijos en el campo de la robótica.

¿Cómo pretendéis vencer esta barrera?

A través de acciones de marketing, divulgación… Otorgarles a los padres las herramientas necesarias para que no se sientan solos.

Imágenes | Ebotics

Subir