Una nueva perspectiva sobre la motivación
28 noviembre, 2016
5 momentos buenos que vivirás como emprendedor y que nadie te va a contar
28 noviembre, 2016

Intraemprendimiento, innovación desde dentro de la empresa

El intraemprendimiento es una de las principales fuentes de innovación en las empresas, siendo incluso, en un futuro próximo, la vía por la que se aporte al mercado gran parte de los emprendedores de las startups.

Pese a ese horizonte halagüeño, en España la cultura de intraemprendimiento no ha calado del todo, encontrando todavía empresas grandes pero excesivamente burocráticas, con procesos rígidos y demasiado estandarizados. Aunque, eso sí, cada vez son más las que presentan un entorno creativo, de trabajo colaborativo y con una estructura lo suficientemente flexible para favorecer la innovación. Se trata de ofrecerles a los empleados un ambiente que les permita desarrollar todo su potencial innovador y emprendedor, de manera que se conviertan en la principal fuente de innovación de la compañía.

¿Cómo localizar un intraemprendedor?

El intraemprendedor es aquel empleado que, estando trabajando dentro de la empresa, se comporta como lo haría un emprendedor, contando con la capacidad y el entorno necesario para desarrollar proyectos, productos o servicios innovadores. Existen ejemplo famosos de intraemprendedores a lo largo la historia. Uno de los más recurrentes fue el propio Steve Jobs, que puso a otro nivel innovador a Apple a través de sus proyectos, generando una dinámica que todavía mantiene esta firma.

Para localizar a un intraemprendedor, debemos fijarnos en las características que tienen y los patrones de comportamiento, entre los que destacan los siguientes aspectos comunes:

  • Persistencia y determinación
  • Liderazgo
  • Tolerancia al riego y errores
  • Capacidad de ejecutar
  • Creatividad e iniciativa
  • Autogestión
  • Facilidad para el trabajo en equipo
  • Observación y curiosidad
  • Proactividad
  • Incorformismo
  • Compromiso
  • Entusiasmo y ganas de generar cambio

Con esto, el primer paso para localizar al intraemprendedor es tenerlo contratado, por lo que se hace fundamental empezar desde las políticas de reclutamiento en la empresa, cuya misión es buscar personas con estos perfiles para tener la materia gris suficiente dentro de la organización.

Cómo favorecer el intraemprendimiento en las empresas

Se debe fomentar la autonomía de los empleados para que se generen las condiciones propicias que den paso a nuevos proyectos e iniciativas. Muchas empresas facilitan parte de sus instalaciones o ajustan los horarios para que sus empleados dispongan de un tiempo a la semana para dedicar a plantear sus propuestas y trabajar en proyectos alternativos.

En la práctica se pueden encontrar iniciativas en empresas representativas, como por ejemplo en Orange, que cuenta con un programa de innovación abierta para impulsar el emprendimiento digital denominado Orange Fab, que favorece el desarrollo de productos o servicios innovadores y el crecimiento de startups. Igualmente, es conveniente ajustar los métodos de compensación y recompensas. Así, es lógico que tengan correlación directa, por ejemplo, los incentivos económicos con las expectativas que se tienen de los intraemprendedores, debiendo estar claramente establecidos los beneficios para el empleado. Sin duda, se debe premiar la iniciativa.

El trabajo por proyectos es fundamental

No se trata solo de favorecer el nacimiento, sino asegurar que los empleados tengan el control de los mismos desde el comienzo hasta que puedan cobrar vida propia y ser independientes. Se deben generar los procesos, mecanismos y herramientas para la captación, canalización y desarrollo de proyectos, ya que uno de los principales problemas que pueden surgir en las empresas es garantizar, sobre todo al principio, el equilibrio entre las tareas habituales y sus iniciativas como intraemprendedor.

En relación a esto es recomendable generar roles de mentores dentro de la empresa, que puedan tutorizar los proyectos y conducirlos hacia los intereses comerciales de propias compañías. Se trata de “escuchar”, con el objetivo de localizar el talento y las iniciativas que nacen informalmente en la empresa.

Javier Navarro