ferran-casarramona-robots-fondo-esfera-robotics

Pymes

Ferrán Casarramona, gestor del fondo Robotics FI: “Hay funciones que solo pueden hacer personas”

Los fondos de inversión son herramientas para diversificar una cartera de acciones para quienes no tenemos muy claro cómo funciona la bolsa. Con nuestro capital se inyecta liquidez en distintas marcas y, como inversores, percibimos rendimientos de capital. Pero ¿por qué están apareciendo fondos de inversión orientados a marcas de robótica, IA o software?

Hablamos con Ferrán Casarramona Flaquer, director de inversiones de Esfera Capital y gestor a su vez del fondo Esfera/Robotics FI, orientado a la robótica con una rentabilidad histórica anual del 27,26%. ¿Por qué crece tanto la inversión en máquinas? ¿Cómo está cambiando la creación de capital? ¿Qué tiene que ver este crecimiento con el futuro del trabajo? ¿Pueden las pymes invertir en robots?

– Ferrán, para alguien no entendido: ¿en qué consiste un fondo de inversión?

Es una institución de inversión colectiva. Permite montar la infraestructura para que mucha gente pueda hacer inversiones que de otra manera no serían posibles por cantidad de dinero, costes, etc. Así se pueden realizar inversiones entre muchos partícipes y, a la vez, contar con profesionales que llevan la inversión que de otro modo serían muy caros para un capital pequeño.

“La robótica existe desde hace más de treinta años, pero en entornos industriales, cerrados, muy controlados, etc. Con la IA estos robots se van a expandir a muchos más ámbitos”

– Hace años fundasteis un fondo construido sobre empresas de perfil tecnológico, con foco en la robótica. ¿Por qué robótica?

El fondo lo fundamos en el 2016. Nos dimos cuenta de que con el crecimiento de la inteligencia artificial, la robótica se iba a popularizar mucho más. La robótica existe desde hace más de 30 años, pero en entornos industriales, cerrados, muy controlados. Con la IA estos robots se van a expandir a muchos más ámbitos.

automatizacion-robots-fondo-inversiones

Desde el hogar, donde los robots aspiradores son los que más conocemos, a empresas mucho más pequeñas que no se dedican a producción tan masiva como por ejemplo la del automóvil. También se van a usar en otros ámbitos, como por ejemplo la sanidad, donde ya hay robots que ayudan a la operación de pacientes, o en los almacenes robotizados.

– ¿Genera tanto capital?

Todo sector que va a crecer, que se va a expandir, es una oportunidad para invertir: porque si vendes más, tienes más beneficios, lógicamente. Un negocio que a día de hoy puede valer ‘X’, dentro de 10 años igual vale el doble. Es una oportunidad interesante, como navegar con viento de cola.

“En bolsa tienes que ser capaz de asumir esas pérdidas temporales porque a la larga es rentable”

– El perfil de riesgo es elevado [5/7], pero el crecimiento es consistente. Es fácil verlo en un gráfico.

Todo fondo que juegue en bolsa va a tener un riesgo elevado, de cinco para arriba, porque la bolsa tiene mucha volatilidad. En un año típico en bolsa, entre el punto más alto que se consigue y el retroceso más bajo que hay, puede haber una caída del 20%. Y eso en un año normal, sin crisis.

Si vas a invertir dinero y de buenas a primeras pierdes el 20%… En bolsa tienes que ser capaz de asumir esas pérdidas temporales porque a la larga es rentable, pero tienes que ser capaz de aguantar.

automatizacion-fondo-crecimiento
Evolución del fondo Esfera Robotics FI | Fuente: Esfera Capital

El perfil de riesgo viene por parte del tipo de ahorro que hacemos. Si tú ahorras para comprarte un coche el año que viene, no es el perfil adecuado para ti. Ahora, si ahorras para tu jubilación, es un buen perfil. Hay muchos inversores apostando en esta área.

Los precios están subiendo y los resultados de las empresas acompañan. Desde que empezamos, la media de ganancia cada año ha sido de más del 20%, que es un crecimiento bastante espectacular. No es normal en bolsa ganar un 20% todos los años, pero sí nos indica que es una buena inversión.

– ¿Seguiremos viendo esta tendencia al alza en el uso de robótica o estamos en una aceleración que pronto tocará techo? A nadie le gustan las burbujas…

Lógico. Si todo el mundo invierte en lo mismo, al final los precios pueden subir más de lo razonable, y ahí está nuestra labor para ver cuándo los precios son demasiado altos y desprendernos un poco de este riesgo. En nuestro fondo lo hemos visto: muchos inversores invirtieron desde el principio y en cuanto el fondo había ganado un 30% pensaron “Voy a vender porque esto ha subido mucho”.

“Esto es la bolsa y hay que ser capaz de aguantar un retroceso importante. Nuestra idea de inversión es invertir a 10 años vista”

Llevamos acumulado un 80%, por lo que han perdido un 50% más de ganancia. Predecir cuándo va a surgir un retroceso es difícil. Si fuera fácil, no se producirían porque antes de que subiera demasiado el precio ya la gente vendería. Pero ¿que va a haber un retroceso? Seguro, esto es la bolsa y hay que ser capaz de aguantar un retroceso importante. Nuestra idea de inversión es invertir a 10 años vista. Si el año que viene retrocede un 20%, no debería ser una sorpresa para nadie ni debería ser un motivo para vender.

bolsa-valores-robots-automatizacion-ferran-casarramona

La gente vende cuando ha perdido, pero nuestro objetivo es a 10 años, ganando un 10% anual, y estimamos que será muy bueno. Ahora llevamos dos años y medio muy buenos, pero hay que poner un dinero que no vayas a necesitar a corto plazo.

– ¿En qué áreas es importante la robótica? De vuestro fondo, ¿qué sectores son los más destacados?

Incidimos en diversificar en muchos sectores. Es uno de los mejores planes para defenderse de esas sobrevaloraciones y las burbujas: repartir la inversión en varios sectores que no se solapan y ayudan a responder a estos retrocesos. Tenemos varios sectores en que la robótica tiene un impacto y en cada sector mantenemos un porcentaje más o menos fijo. Si un sector sube mucho de precio (más que los otros), vendemos parte de esa inversión y la repartimos en el resto. Es una manera de defenderte de las burbujas.

Los sectores con los que trabajamos son, sobre todo, software (la inteligencia artificial es todo software), no solo robótica. La electrónica tiene mucho peso porque todo robot necesita electrónica. Luego tenemos otro sector al que llamamos consumo: B2C, como Amazon, que está robotizando sus almacenes.

También tenemos un porcentaje en robótica industrial, más tradicional; la salud, con robots que ayudan a operar o manejar inventarios de medicamentos; el sector del ocio, con los juguetes robóticos o videojuegos, que llevan mucha IA; el sector militar, por temas de seguridad.

Hay sectores, como los vehículos autónomos, en los que tenemos claro que hay que apostar. Sin embargo, aún no está claro qué actores o compañías van a ser las que van a dominar el sector. Las tenemos en vigilancia.

“Hay funciones que solo pueden hacer personas, y por mucho que se invierta en maquinaria poco van a poder hacer”

– Los robots y las máquinas con inteligencia artificial están ayudando a generar mucho capital. ¿Significa esto que las personas generamos menos?

En toda empresa hay una parte de gasto de personal y otra de capital en maquinaria. Hay funciones que solo pueden hacer personas, y por mucho que se invierta en maquinaria poco van a poder hacer. Pero hay otras en las que podemos elegir invertir en una máquina y hacerlo más rápido o con mayor cantidad.

Depende de la máquina y la cantidad que vayas a invertir te sale a cuenta o no. La robótica se está abaratando mucho, cada vez hay más tipos que el típico robot industrial, y que además son inteligentes o tienen capacidad de percibir el entorno. Es decir, no necesitan ser máquinas de precisión: pueden corregir su comportamiento. Esto provoca que sean más económicas y una inversión más atractiva. Al final vamos a tender a ver que no aumenta la inversión en capital (porque los robots son más baratos), pero sí en un trabajador más rodeado de máquinas que le van a ayudar.

“Donde los trabajadores aportan menos valor van a aparecer robots”

– Se habla de máquinas que nos quitarán el empleo, pero es un tipo de análisis muy discutido. ¿Hay ética tras los fondos de empresas de robótica?

Lo que vamos a ir viendo es que donde los trabajadores aportan menos valor van a aparecer robots. Esto no significa que los trabajadores vayan a desaparecer, sino que un mismo trabajador será más productivo. Cuando una empresa invierte en un robot puede ser porque quiere aumentar la producción o busca eliminar costes salariales. En el primer caso, no hay pérdida de trabajo, y en el segundo, sí. Hay mucho debate, pero soy de la opinión de que a la larga no va a haber pérdida de empleo. Si la productividad de las empresas mejora, al final aparecen productos más económicos, y la gente dispone de más poder adquisitivo para gastar en otras actividades u objetos.

– Lleva hablándose de renta básica universal desde hace un siglo. ¿Estamos cerca de algo así o de momento los robots seguirán necesitándonos?

Si los robots evolucionan lo suficiente como para ser mejores que los humanos en algunas tareas, puede llegar un momento en que haya personas que no tengan ninguna capacidad suficientemente buena para competir con un robot. En ese caso sí que habría un conjunto de personas que no podrían tener empleo.

Para llegar a ese punto, estamos mucho más lejos de lo que la gente se piensa. La inteligencia artificial está haciendo cosas sorprendentes pero aún le queda mucho. En entornos abiertos o dinámicos en los que pueden pasar imprevistos y se necesite algún bagaje cultural, ahí aún queda mucho camino por recorrer.

– ¿Crearemos más o menos trabajo con la robótica?

“llegó el automóvil […] los caballos desaparecieron del sistema productivo. Ahora son un artículo de lujo”

Hace tiempo, cuando el caballo era el vehículo predominante, todo se hacía con ellos: transporte, arado… Luego llegó el ferrocarril y aumentó el uso de los caballos porque permitía mover grandes cargas a mucha distancia (aumentó mucho el comercio), pero para el transporte entre el ferrocarril y las casas se necesitaban caballos.

Luego llegó el automóvil, que hacía lo mismo que un caballo, mejor y de forma más barata. Y ahí sí, los caballos desaparecieron del sistema productivo. Ahora son un artículo de lujo. Tenemos que ver en qué fase estamos: en la del ferrocarril o en la del automóvil; si nos van a sustituir o nos van a potenciar. Creo que nos van a potenciar: el trabajador que trabaje junto a un ordenador sabe que puede hacer muchísimo más. Eso provoca mayor riqueza y mejores empleos. ¿Llegará el momento en que los robots nos sustituyan? Igual sí, pero no lo esperaría pronto. Ni ahora ni en las próximas décadas.

– ¿Puede una pyme invertir en robótica o IA? ¿Qué necesita para hacerlo?

Ahora mismo ya hay en el mercado muchos robots que son mucho más fáciles de programar. Simplemente los coges del brazo, los guías con la mano y ellos aprenden ese movimiento y te lo ejecutan toda las veces que sean necesarias. Se conocen como cobots o robots colaborativos: trabajan al lado del trabajador, son seguros, no hay que encerrarlos en una jaula, son capaces de detectar si hay alguien cerca para no hacerle daño… Algunos de estos son mucho más económicos que los clásicos industriales y se amortizan fácilmente.

“La robótica, sin la inteligencia artificial, no tendría el crecimiento que esperamos”

Cada vez los veremos más en las pequeñas empresas. Una ebanistería, por ejemplo, podría contar con un robot que cortase la madera, que ayude a hacer piezas para los muebles… Este tipo de empresa más local, de producción más pequeña y personalizada, los incluirán.

– Para cerrar la entrevista, una apuesta. Si tenemos muy poco capital para invertir, ¿lo ponemos en inteligencia artificial o en robótica?

La robótica, sin la inteligencia artificial, no tendría el crecimiento que esperamos. La parte clave es la IA. Los robots que ahora mismo se venden mejor llevan inteligencia artificial. Por ejemplo, los robots aspiradores que se mueven por nuestra casa: en los últimos modelos llevan una cámara y detecta dónde está.

Imágenes | Ferrán Casarramona, iStock/Ekkasit919, iStock/G0d4ather

Subir