técnica pomodoro, un reloj de cocina con forma de tomate

Pymes

Un pomodoro, dos pomodori, tres pomodori…

¿Y si dividir el tiempo en tomates nos hiciese ser más productivos?

Puede parecer extraño, pero la técnica pomodoro funciona para reforzar la concentración y mejorar la eficiencia en el trabajo.

Hoy en día, todos usamos un smartphone y muchos apuestan incluso por un altavoz inteligente. Pero, hasta no hace mucho, los tiempos en cocina se medían con prácticos relojes que contaban hacia atrás y nos avisaban cuando los minutos de cocción de la pasta o del horneado de la pizza se habían cumplido. Estos relojes de cocina, todavía en uso en muchos hogares, tienen las formas más diversas.

seguir teletrabajando

La mitad del teletrabajo ha llegado para quedarse

Y el que tenía en casa el italiano Francesco Cirillo, desarrollador de la técnica pomodoro, tenía forma de tomate. Tomate se dice «pomodoro» en italiano, de ahí el nombre de una herramienta sencilla de gestión del tiempo que utilizan millones de trabajadores en todo el mundo. Así que vamos a ver cómo contar el tiempo en tomates.

¿Qué es la técnica pomodoro?

Desarrollada por Cirillo en los años 80 del siglo pasado, la técnica pomodoro es una técnica de gestión del tiempo. Se basa en la idea de que trabajar en intervalos regulares y con pausas frecuentes mejora la agilidad y la eficiencia cerebral. Es por eso que, mediante el uso de un temporizador, Cirillo decidió trabajar dividiendo el tiempo en intervalos de 25 minutos indivisibles, intervalos llamados pomodori. Tras cada pomodoro, cinco minutos de descanso. Y tras cada cuatro intervalos de trabajo, una pausa más larga.

La técnica está muy relacionada con algunos enfoques de gestión de tiempo dentro del entorno de desarrollo de software, como el timeboxing y el desarrollo iterativo y creciente. Se trata, de hecho, de una herramienta agile de gestión del tiempo. Sin embargo, desde el principio, su creador apostó por construir una técnica tecnológicamente sencilla, con un reloj mecánico, papel y lápiz. En esa sencillez reside buena parte de su éxito, aunque hoy el reloj de cocina se haya cambiado, en la mayor parte de los casos, por una aplicación web.

Desde el desarrollo de la técnica pomodoro, Francesco Cirillo se ha convertido en un defensor de los enfoques de trabajo agile y tiene su propia empresa de consultoría, Cirillo Consulting. Partiendo de un reloj de cocina mecánico con forma de tomate, se ha convertido en uno de los referentes mundiales en gestión eficiente del tiempo.

¿Cómo funciona el pomodoro?

La técnica pomodoro es sencilla. Divide la jornada laboral en bloques de media hora, de los que se trabaja 25 minutos y se descansa cinco. Cada cuatro bloques, se hace un descanso más largo, preferiblemente de entre 15 y 30 minutos. Según establece Francesco Cirillo en su web, el proceso central de esta técnica se basa en seis pasos:

  1. Elegir la tarea que vamos a completar. Puede ser algo pequeño o algo grande que no tenemos por qué terminar en 25 minutos. Lo importante es saber que vamos a destinar nuestra atención plena a ello.
  2. Poner el temporizador en 25 minutos. Puede ser con un reloj de cocina, el cronómetro de nuestro smartphone o una de las muchas aplicaciones de la técnica pomodoro online.
  3. Trabajar en la tarea de forma intensiva, sin distracciones, hasta que suene el temporizador.
  4. Cuanto se acabe el intervalo de 25 minutos, y antes de descansar, anotar que acabamos de completar un bloque de tiempo.
  5. Hacer una pausa breve, para tomar un café, estirar las piernas o mirar por la ventana.
  6. Cada cuatro tomates, hacer una pausa más larga. El cerebro aprovechará para asimilar lo que hemos hecho, descansar, resetear y afrontar con más energía el siguiente bloque de pomodori.

La elección de tareas no viene marcada por la técnica pomodoro. Podemos escogerlas de una lista de prioridades o pueden ser establecidas por un superior en la oficina. Lo importante de esta técnica es lograr trabajar sin interrupciones, ni siquiera consultar el email, durante 25 minutos seguidos. Es por eso que el buen pomodoro no se puede dividir ni pausar. De la misma manera, las pausas tampoco pueden usarse para consultar el email. Las pausas son para descansar y son claves para la sostenibilidad de esta técnica.

Herramientas para aplicar la técnica pomodoro

cómo utilizar tomato timer

Como hemos visto, no hace falta ninguna herramienta tecnológica para practicar la técnica pomodoro. Sin embargo, si no tenemos un reloj de cocina a mano ni queremos pensar en configurar un temporizador, existen varias aplicaciones online preconfiguradas para gestionar el tiempo el estilo pomodoro.

  • Pomodoro Timer. Tanto su versión software como la aplicación web son de pago. Diseñado por la propia compañía de Cillo, esta es la herramienta pomodoro original. Es sencilla, tiene varias opciones de sonidos de alarma y de temporizador y permite guardar un registro de los pomodori que vamos completando.
  • Tomato Timer. Es la versión gratuita del temporizador que ha sido utilizada durante la elaboración de este artículo. De interfaz sencillo, las opciones son similares a la anterior. Permite configurar también la duración de los bloques de tiempo y de los descansos, por si queremos hacer un pomodoro más largo (aunque es recomendable respetar los descansos).
  • Pomofocus.io. Similar a la anterior y también gratuita, pero de apariencia más cuidada. Su diseño es completamente responsive, por lo que funciona tanto en entornos móviles como en desktop. Su uso es igual de sencillo que en las otras dos plataformas.

La técnica pomodoro es sencilla y sencillas son también las herramientas que tenemos para ponerlas en práctica. Lo más importante es mantener la concentración y dedicarse al trabajo de forma intensiva durante 25 minutos. Y siempre, siempre, respetar los descansos.

Imágenes | Flickr/Luca Mascaro, Tomato Timer

Subir