digitalización en el sector reformas

Pymes

Las reformas también se digitalizan: el caso de Plan Reforma y STIMAT

El sector de la construcción y las reformas crece en España. El profundo bache de 2008 parece ir quedando atrás. El estancamiento provocado por la crisis financiera y el estallido de la burbuja inmobiliaria fue evidente hasta 2014. Pero en ese contexto también pueden surgir oportunidades.

“Soy arquitecta y antes trabajaba en una empresa familiar, una promotora inmobiliaria que se dedicaba desde la compra del terreno hasta hacer el diseño de la vivienda. Cuando empezó la crisis, la parte de obra nueva bajó y nos dedicamos bastante más a las reformas. Ahí me di cuenta de que la pregunta inicial era siempre la misma: cuánto me va a costar”. Así fue como Laura Núñez, CEO y fundadora de Plan Reforma, una plataforma para poner en contacto a particulares y profesionales de la construcción, decidió emprender para avanzar en la digitalización del sector de las reformas.

Librería

Cómo convertir la digitalización en el mejor aliado de tu pequeño comercio

“Plan Reforma nació en 2012 porque vi la necesidad que existía de mejorar la relación entre los profesionales del sector de la construcción y los particulares”, añade la arquitecta. “El precio de una reforma no es algo tan evidente si no sabes qué se va a hacer. Así se me ocurrió crear un calculador de reformas en el que, simplemente introduciendo los datos de la vivienda, superficie, número de dormitorios y baños, y marcando las obras que quieres hacer calcula el coste de la reforma. Es lo que hoy se ha convertido en el marketplace de Plan Reforma”.

En crecimiento, pero poco digitalizado

Las últimas cifras publicadas sobre el sector de la construcción y las reformas hablan de una industria en crecimiento. El informe de Alimarket señala que durante el primer trimestre de 2018 el sector alcanzó el 6% de crecimiento interanual, el doble que el PIB español. Dejando atrás las caídas experimentadas entre 2008 y 2014. Según el informe Eurocostruct 2018, el crecimiento sostenido en los últimos cuatro años se debe al tirón de la construcción residencial nueva y, en menor medida, la rehabilitación y reforma de hogares y edificios.

Aunque la industria de la construcción sigue siendo una de las que más riqueza y empleo genera en España, es una de las más atrasadas en su digitalización. Eso a pesar de las presiones competitivas (un informe de IFS indica que el 10% de las empresas de construcción no digitalizadas podrían cerrar en los próximos cinco años). Y de las evidentes ventajas (un estudio de Oliver Wyman indica que la digitalización podría suponer hasta un 25% de ahorro en costes para el sector). En este caldo de cultivo de crecimiento y desafíos es donde ha madurado la idea de Laura Núñez.

digitalización en el sector reformas

Qué es Plan Reforma

La plataforma online Plan Reforma busca conectar demanda y oferta. Poner en contacto a particulares que necesitan una obra con profesionales. Desde 2012 la han utilizado 200.000 particulares y 12.000 profesionales. Su algoritmo de calculador de obra nueva y reformas ha completado más de 350.000 cálculos con una fiabilidad superior al 90%.

“Alrededor de un 12-15% de los particulares terminan solicitando un presupuesto real. El calculador para nosotros se ha convertido en una herramienta de filtrado de clientes que realmente quieren hacer una obra”, explica Laura Núñez. “De los que piden presupuesto, un 70% termina contratando un profesional a través de Plan Reforma. Hay empresas que cierran más obras que otras, pero nos movemos en torno al 10% de conversión para el profesional”.

El objetivo principal es, evidentemente, hacer crecer a Plan Reforma como empresa. Pero por detrás del negocio planea la idea de llevar la transformación digital al sector de la construcción y a sus profesionales. Para ello, había que dar un paso más. Por eso, la compañía lanzó hace escasos cinco meses un software propio para generar presupuestos y reforzar las relaciones comerciales entre todos los elementos de la cadena de valor del sector.

digitalización en el sector reformas

STIMAT, presupuestos en la nube

“Es una herramienta pensada para interconectar todo el canal de distribución de una obra, desde el cliente final al profesional, el distribuidor de materiales y el fabricante. Y en esta interconexión hay que aportar un valor para cada uno de ellos”, señala Laura Núñez. Para el particular, el valor está en un formato comprensible de presupuestos. Para los profesionales el valor está en el ahorro de tiempo (hasta un 80% de reducción). Y para los distribuidores de materiales y fabricantes, en poder patrocinar presupuestos y lanzar promociones hipersegmentadas. Avanzar en la digitalización creando valor para la empresa y sus usuarios.

STIMAT funciona con el mismo algoritmo que el calculador de Plan Reforma. Pero modificado para que sea capaz de generar presupuestos personalizados. “En 30 segundos, el profesional puede generar un presupuesto detallado en la nube y una selección de acabados que patrocinan los distribuidores o los fabricantes. Calculamos que se ahorran un 80% del tiempo. El formato, interactivo y visual, convierte también el presupuesto en una herramienta de ventas”, explica la fundadora de Plan Reforma.

El software cloud se lanzó el 17 de septiembre de 2018. Desde entonces, lo han probado casi 2.000 profesionales y se han elaborado alrededor de 3.000 presupuestos. “Hemos facturado 15.000 euros. Nuestras ventas han crecido un 60% mensualmente. El producto está teniendo buena aceptación, sobre todo por parte del profesional reformista”, añade Núñez. La última actualización del programa incluye también un modo subcontrata pensado para que unos profesionales contraten a otros. Por ejemplo, para que el interiorista que hace reformas subcontrate tareas con un electricista y un fontanero.

El modelo de negocio digital

La pregunta evidente es cómo Plan Reforma saca partido de estas herramientas. Cómo se genera el beneficio. Bajo un modelo de negocio de software as a service (SaaS), la plataforma freemium tiene funcionalidades gratuitas y otras premium, como el modo subcontratas o el generador de presupuestos. Para estas hay que pagar una suscripción mensual o anual. Además, Plan Reforma genera ingresos mediante los acuerdos business-to-business (B2B) con las empresas de materiales que patrocinan los presupuestos para acceder a publicidad hipersegmentada.

Para empezar, la empresa arrancó con financiación de ENISA (Empresa Nacional de Innovación, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo) y fondos propios. Después cerraron dos rondas de financiación en 2014 y 2015. “Ahora estamos planeando una nueva ronda de inversión porque queremos dar un salto exponencial con STIMAT porque creemos que es un modelo muy escalable y exportable a otros países”, añade Laura Núñez.

“Cuando empecé no tenía ni idea de nada. Siempre digo que en estos siete años que llevamos funcionando hemos hecho un MBA. Hemos aprendido muchísimo en el día a día”, recuerda la fundadora de Plan Reforma. Ahora, el siguiente paso es saltar de la digitalización de los presupuestos de las reformas a las de obra nueva. Siempre con los pies en la tierra y la cabeza, en la nube.

Imágenes | Plan Reforma, Pexels/Rawpixel

Subir