Pymes

Cowalking, una nueva manera de hacer reuniones que viene de Silicon Valley

En algunas organizaciones existe una tendencia a convocar reuniones por cada decisión que se ha de tomar. Los empleados pasan varios minutos, si no horas, sentados en una sala de reuniones debatiendo –en el mejor de los casos– diferentes puntos de vista. Y no siempre se sale de ellas con la sensación de haber aprovechado bien el tiempo.

En los últimos años se está cuestionando la productividad de este tipo de encuentros. Además de enfocarlos de otra manera para evitar la llamada ‘reunionitis’, se están haciendo hueco otras propuestas sobre cómo plantearlas desde el punto de vista formal. Por ejemplo, si estamos de pie en lugar de sentados, es probable que la reunión dure menos. ¿Y si la mantenemos mientras damos un paseo? Es lo que se denomina cowalking.

¿Apero? ¿Afterwork? 10 prácticas nórdicas que (de verdad) aumentan la productividad de las empresas

Consiste en tener una reunión mientras estamos caminando, ya sea con el jefe o con algún compañero. Y es recomendable que en esos paseos se prescinda de cualquier tipo de dispositivo, como el smartphone o la tablet. Esto no solo evitará distracciones, también potenciará la creatividad.

Salir de paseo para ser más productivo

Caminar mientras se mantiene una conversación para pensar de una manera más fluida y creativa ya lo hacían los filósofos de la antigua Grecia. Es una práctica que llevan adoptando desde hace unos años las grandes empresas tecnológicas de Silicon Valley. LinkedIn, Facebook o Google están entre ellas.

“Por sugerencia de un colega, el año pasado comencé a organizar reuniones mientras salía a dar un paseo. Él las usaba como solución para reducir los problemas de disponibilidad en las salas de reuniones y hacer ejercicio al mismo tiempo”, explica Jeff Weiner, CEO de LinkedIn. La fecha de publicación del artículo es 2013.

Weiner defiende que “salir al exterior y dar paseos de 30 minutos varias veces al día es revitalizante. Además de los obvios beneficios para la forma física, este formato de reunión elimina las distracciones, por lo que me parece una forma mucho más productiva de pasar el tiempo”.

El fundador de Virgin, Richard Branson, está de acuerdo. “Se pierde mucho tiempo en las reuniones. Las agendas se olvidan, los temas salen mal y las personas se distraen”, escribió en su blog en 2015. “Si bien algunas circunstancias requieren talleres y presentaciones más elaboradas, es muy raro que una reunión sobre un solo tema deba durar más de 5-10 minutos” Y añade: “Además, es una excelente manera de hacer ejercicio y concentrarse”.

cowalking

Una práctica contra el sedentarismo

Sobre este último punto, Nilofer Merchant, experta en innovación y afincada en Silicon Valley, ya apuntó a los beneficios de pasear mientras mantenemos una reunión de trabajo. Y no solo como una forma de ser más productivos.

En una intervención en TED Talks apuntó a la cantidad de tiempo que determinados profesionales pasan sentados. Incluso más que durmiendo. Y cómo este sedentarismo afecta a su salud. “Enfermedades como el cáncer de mama o de colon están relacionadas con nuestra falta de actividad física, en un 10% en ambos casos. En un 6% con las enfermedades del corazón y 7% para la diabetes de tipo 2”, aseguró Merchant.

Esto debería ser suficiente para modificar nuestros hábitos, pero no es así. La visión de Merchant cambió cuando un colega la invitó a tener una reunión mientras sacaba a pasear a sus perros. Una situación extraña, pero una solución ante la falta de una sala donde organizar su encuentro.

“Me apropié de la idea. Así que en vez de organizar encuentros en un restaurante o en habitaciones iluminadas con luces fluorescentes, invito a la gente a caminar. Y esto ha cambiado mi vida”. Es una forma de cuidar la salud mientras uno cumple con sus obligaciones.

reunión ejecutivos

Ideas más ágiles y creativas

Con el cowalking se consigue ser más productivo, llevar una vida más saludable y… ser más creativo. Los paseos potencian esta cualidad y no solo porque lo digan desde las grandes tecnológicas de Silicon Valley. El informe ‘Give Your Ideas Some Legs: The Positive Effect of Walking on Creative Thinking’, de la Universidad de Stanford, también lo demuestra.

Sus autores llevaron a cabo cuatro experimentos con casi 200 estudiantes de este centro educativo. Concluyeron que caminar mejora la generación de ideas novedosas. Y el efecto continúa incluso después, cuando las personas se sientan a hacer su trabajo creativo.

Además, este hábito, el de caminar, también mejora la memoria. Así lo recoge un estudio publicado en la revista ‘Neurology’ y realizado por investigadores de la Universidad de Pittsburg. A través de la observación, comprobaron que las personas que caminaban de nueve a 15 kilómetros a la semana tenían un mayor volumen de materia gris que las que no andaban tanto.

Por su parte, bajo el título ‘The Cognitive Benefits of Interacting With Nature’, la Universidad de Michigan elaboró un informe en que se afirma que este sencillo ejercicio mejora la memoria un 20%. Eso sí, ese beneficio solo se alcanza si esos paseos se dan en la naturaleza, y no tanto en entornos urbanos. Ya lo dijo Nietzche, allá por 1889: “Todos los grandes pensamientos se conciben caminando”.

Imágenes | GTresiStock,

Subir