Más allá de Silicon Valley: las ciudades más propicias para las ‘startups’

Londres es una de las mejores ciudades para crear startups

Pymes

No solo necesitas una buena idea. Para que tu startup florezca, es importante plantarla en un ecosistema urbano propicio.

Cuando pensamos en una zona en la que fundar una startup, siempre nos viene a la cabeza Silicon Valley, el lugar que acoge a grandes tecnológicas como Google, Facebook o Apple. Pero, los altos precios de su vivienda o la presión laboral la alejan de la imagen de sueño dorado con la que muchos la asocian.

[hde_related]

Afortunadamente, no es el único lugar en el que triunfan las grandes ideas empresariales. Cada vez más ciudades buscan convertirse en hubs tecnológicos.

Berlín

Es la sede de más de 2.000 startups, entre ellas, SoundCloud o Zalando. Uno de sus grandes emblemas es Factory Berlin, una comunidad de emprendedores procedentes de todo tipo de disciplinas: artes, tecnología, política o ciencia. Trabajan de forma conjunta para compartir ideas y crear nuevas oportunidades de negocio.

La ciudad es un hervidero de festivales tecnológicos como TOA (Tech Open Air) o Disrupt Berlin. Ahora, la compañía SAP prepara una inversión de 200 millones de euros para construir un campus digital para 1.200 personas.

Tel-Aviv

Capital comercial de Israel, es otra de las grandes ciudades para crear startups. Y una de las urbes mundiales con mayor densidad de empresas per cápita, con una empresa por cada 2.000 habitantes. Entre las firmas que han nacido allí tenemos a Onavo (vendida a Facebook), Waze (hoy propiedad de Google) y PrimeSense (comprada por Apple).

Cuenta con su propio Silicon Valley o, en este caso, Silicon Wadi, un gran área tecnológica en la que confluyen la mayoría de las empresas. Firmas como IBM, Cisco, Microsoft o Intel tienen allí centros de investigación y desarrollo.

Wilmington

¿No has oído hablar de este lugar? Wilmington es la ciudad más grande de Delaware, uno de los estados de Estados Unidos más populares entre las startups por sus políticas fiscales y legales.

Lo que a los inversores y sus abogados les gusta de Delaware es su jurisprudencia. Existe una normativa muy clara que protege a las empresas y les da más libertades que en otras regiones. Por ejemplo, puede haber consejos de administración de una sola persona. Empresas españolas como Carto se han mudado allí. También grandes startups como Cabify, acusada de querer pagar menos impuestos.

Helsinki

El propio ICEX (la Oficina de España de Exportación e Inversiones) recomienda Helsinki como una de las mejores ciudades para crear startups. Sobre todo, las que se dediquen a los juegos para móvil, internet de las cosas, robótica y tecnología de la salud.

La urbe es reconocida por su Centro de Negocios. Una entidad encargada de asesorar a nuevos empresarios ofreciéndoles datos, informes y la posibilidad de hacer contactos a través de ferias internacionales como Slush. Además, la Universidad de Aalto realiza numerosos trabajos de investigación en colaboración con las jóvenes empresas. Bayer o Nissan son dos de las firmas ubicadas en la ciudad.

Bangalore

En los 70, el visionario ministro indio Devaraj Urs dio el visto bueno a Electronic City, un gran parque industrial en Bangalore. Desde los años 90, varias firmas internacionales se instalaron en esta ciudad del sur de la India. Al principio, su propósito era reducir costes y buscar mano de obra barata, pero, poco a poco, Bangalore se convirtió en un centro de innovación tecnológica.

Sobre todo, encontramos startups, especializadas en inteligencia artificial, robótica y tecnología de los alimentos. Microsoft y Samsung tienen oficinas allí.

Estocolmo

A partir de 2010, Estocolmo ha ido asentándose como una ciudad innovadora, abierta a las empresas tecnológicas. Está a la vanguardia en las políticas que favorecen la conciliación familiar y los trabajadores disfrutan de jornadas laborales flexibles. Es fácil trabajar desde casa y se premia la creatividad.

Empresas como Skype o Spotify tienen su sede en la ‘ciudad de los unicornios’. Pues Estocolmo es una de las urbes con más empresas valoradas en más de mil millones de dólares. Al hilo de su estructura económica, también quiere ser un ejemplo de smart city. En 2010, la Comisión Europea la nombró primera Capital Verde Europea.

Boston

Es uno de los ecosistemas empresariales más potentes de Estados Unidos. Uno de sus puntos fuertes es la presencia de bussiness angels, inversores que apadrinan proyectos innovadores y los ayudan a crecer como empresa. Liberty Mutual Strategic Ventures y Underscore son algunos ejemplos.

Boston es una gran ciudad para empresas de biotecnología. Se estima que hay más de 1.000 compañías dedicadas a este sector. Y arropadas por algunas de las universidades más prestigiosas del mundo como Harvard o Cambridge.

Singapur

Una de las capitales comerciales del mundo y una ciudad que quiere ponerse a la cabeza del desarrollo del 5G. Solo en 2019, el Gobierno del pequeño país ha invertido más de 40 millones de dólares en esta tecnología. Su objetivo es renovar completamente las empresas locales, principalmente la industria de manufactura.

Por su posición geográfica y sus desarrolladas comunicaciones aéreas y portuarias, se la considera la puerta al Sudeste asiático para cualquier empresa que quiera expandirse en dicha zona. También es conocida su acogida a las compañías foráneas, para las que pone a disposición el Singapore Economic Development Board.

Londres

El alcalde de la ciudad, Sadiq Khan, es el primero que anima a startups de todo el mundo a que se instalen en Londres: «Londres es un lugar excelente para comenzar, crecer y escalar un negocio internacional. Estamos encantados de dar la bienvenida a más compañías internacionales».

La Tech City es el centro de referencia. La rotonda de Old Street se rebautizó como «rotonda Silicon». Así fue como un barrio posindustrial y bastante deprimido se convirtió en un hub para startups. Era 2008. La crisis económica se extendía en el mundo, pero en Londres florecían las nuevas ideas. Cisco, Facebook, Google o Intel son algunos de sus vecinos. La colaboración de los centros universitarios y tecnológicos de la City convierten a Londres en una de las mejores ciudades para crear startups.

Imagen de portada | Photo by Ed Robertson on Unsplash

Archivado en
Subir