¿Sabes cuánto CO2 ahorras con la movilidad sostenible? Ciclogreen sí.

Pymes

Movilidad sostenible es uno de esos conceptos que cada vez suena más fuerte y con mayor frecuencia. De este concepto surge Ciclogreen, una plataforma que ayuda a las empresas e instituciones públicas a cuantificar y reducir su huella de carbono de tipo 3 (aquella que está asociada a los desplazamientos de los empleados), a través del fomento de la movilidad sostenible. Hablamos con José María Muro, CMO y Cofundador de Ciclogreen.

[hde_related]

¿Cómo funciona exactamente Ciclogreen?

El sistema se compone de dos partes. Por un lado, se encuentra la aplicación móvil y por otro, el panel de control para la empresa.

La aplicación móvil es utilizada por los empleados para cuantificar los desplazamientos realizados. Tan solo deben indicar en la aplicación el medio de transporte que van a utilizar (andando, en transporte público, bicicleta, coche compartido o patinete eléctrico) iniciar la actividad y luego pararla cuando lleguen a su destino. De esta forma es posible contabilizar el ahorro exacto de CO2 en comparación con el uso del coche, además del dinero no gastado o las calorías consumidas en el caso de que se realice una movilidad activa.

Por otra parte, mediante el panel de control, la empresa puede visualizar las métricas y estadísticas totales y parciales del programa en tiempo real, como el CO2 total no emitido a la atmósfera, distancias recorridas por los empleados y ranking, entre otras. Así puede medir constantemente el nivel de participación de los empleados en el programa, respetando siempre su privacidad.

¿Colaboráis con alguna iniciativa para fomentar esta movilidad sostenible?

Tenemos en marcha el Reto Deja Tu Huella realizado junto al Intercambiador de Moncloa con el objetivo de reducir la huella de carbono asociada a los desplazamientos en la Comunidad de Madrid. La dinámica es sencilla: para ganar premios muy interesantes como patinetes eléctricos, mochilas, agendas o incluso bonos de gimnasio entre otros, los ciudadanos tan solo tienen que moverse de forma sostenible (en autobús, tren, metro, bicicleta, patinete…) y registrar sus actividades en Ciclogreen. La participación por supuesto es gratuita. Únicamente hay que descargarse la aplicación de Ciclogreen disponible tanto para iOS como Android, apuntarse al Reto Deja Tu Huella y registrar sus desplazamientos realizados de forma sostenible.

¿Cómo está este mercado actualmente? ¿Qué tendencias hay?

Hace unos años cuando empezamos muy poca gente conocía el término movilidad sostenible, más allá de técnicos de movilidad o concejales de medio ambiente. Hoy está dentro de las estrategias medioambientales de las empresas y de la administración pública, como las líneas de actuación que marcan los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Incluso está recibiendo el apoyo de la legislación, con la Ley de la Movilidad Sostenible que está desarrollándose en estos momentos, el Plan Moves con sus ediciones de 2019 y 2020 o la propia ley de Cambio Climático que también recoge en cierta forma la necesidad de fomentar la movilidad sostenible en todos los ámbitos.

En definitiva, es un momento en el que el mercado está comenzando su etapa de crecimiento. Hay cada vez más herramientas o aplicaciones relacionadas con la movilidad sostenible, para el cálculo de rutas a pie, alquilar patinetes, bicicletas eléctricas, bicicletas públicas, coches compartidos, motos eléctricas…pero muy pocas tienen el objetivo de cuantificar y reducir la huella de carbono, y aún menos que integren incentivos para múltiples modos de transporte (caminar, bicicleta, autobús, metro, coche compartido, patinetes…).

En Ciclogreen estamos constantemente atendiendo a la evolución del mercado y sus necesidades, por eso y por nuestra experiencia de más de 5 años trabajando en el sector continuamos siendo referentes.

Nuestros cerca de 70.000 usuarios han recorrido de forma sostenible 11 millones de kilómetros, logrando esa reducción de la huella de carbono.

¿Nos puedes dar cifras interesantes de tu empresa?

Una de las cifras más interesantes es la que tiene que ver con nuestro impacto medioambiental positivo: hemos alcanzado la cifra de 3 millones de kg de CO2 no emitidos a la atmósfera. Nuestros cerca de 70.000 usuarios han recorrido de forma sostenible 11 millones de kilómetros, logrando esa reducción de la huella de carbono. Nuestros clientes se localizan principalmente de Europa entre los que se encuentran grandes empresas como Decathlon, Fagor, ULMA o universidades como la de Málaga, Jaén, Murcia…además de ayuntamientos como el de Barcelona, Soto del Real, Pozoblanco o Montilla.

¿Cuáles son las herramientas o estrategias que más utilizáis para daros a conocer?

La principal técnica para darnos a conocer es nuestro propio trabajo. Si bien es cierto que como cualquier otra empresa aplicamos ciertas estrategias de comunicación, de marketing y de ventas, la principal vía de adquisición de nuevos clientes son las recomendaciones de otros clientes ya satisfechos con nuestro servicio. Además, nuestros proyectos suelen llamar la atención de los principales medios de comunicación, más aún en la situación actual, en la que el fomento de la movilidad segura y sostenible es una prioridad.

¿Cómo nació el proyecto? ¿Cuál fue la chispa que encendió la idea?

La idea original fue concebida por Gregorio Magno Toral, actual CEO y fundador de Ciclogreen mientras estaba en Australia disfrutando de un descanso tras acabar su tesis doctoral. Había quedado muy impresionado por los beneficios que habían traído las peatonalizaciones del centro urbano de su ciudad de origen, y, en definitiva, el impacto tan positivo en las ciudades que se consigue al fomentar una movilidad alternativa al coche.

Posteriormente se consolidó como proyecto en el Startup Weekend, una competición dirigida a emprendedores celebrada en la ciudad de Sevilla en el año 2013. En este evento Gregorio desarrolló junto a un equipo de trabajo la idea primigenia de lo que acabaría consolidándose algún tiempo después como Ciclogreen. En ese equipo reunido “ad hoc” también me encontraba yo que algún tiempo más tarde, acabaría siendo socio cofundador y responsable de marketing y comunicación de la empresa.

¿Cómo ha sido la evolución de Ciclogreen desde que empezó hasta ahora?

Inicialmente el objetivo de Ciclogreen era premiar la movilidad en bicicleta con regalos y descuentos ofrecidos por empresas locales. Como no disponíamos de aplicación propia conectábamos con aplicaciones de terceros nuestro sistema (como Endomondo, Runkeeper, Strava o la desaparecida Moves) y el modelo de negocio se basaba íntegramente en la publicidad. Ciclogreen era un canal de comunicación alternativo para aquellos pequeños negocios que tuvieran interés en promocionar sus productos a la vez que ayudaban al medio ambiente. Nuestro modelo de negocio ha variado considerablemente y hemos pasado a ofrecer servicio de uso de la plataforma personalizada a empresas, universidades y ayuntamientos a través del pago de una licencia normalmente anual, pero la esencia de Ciclogreen permanece, que es fomentar la movilidad sostenible.

¿Qué es lo que más costó al arrancar el proyecto?

Actualmente arrancar un negocio sin recursos en internet es relativamente fácil, pero que tenga éxito ya no tanto. En determinado momento se necesitará capital para poder continuar creciendo y mejorando el producto y no es nada sencillo acceder a él.

En el caso anteriormente comentado, llegó el día en el que necesitábamos crear nuestra propia aplicación móvil y no depender de otras aplicaciones. Para conseguirlo necesitábamos recursos que no teníamos. Las vías clásicas de financiación, como los préstamos, no se adaptaban a una startup, con lo que tuvimos que echarle imaginación y poner en marcha un crowdfunding, que por suerte completamos exitosamente. Sin duda, el acceder a recursos económicos suficientes fue lo que más costó al arrancar el proyecto.

¿Con qué apoyo personal y profesional contasteis?

Todo proyecto suele contar con las “tres efes” (familiy, friends y fouls) en sus inicios y el nuestro no fue menos. Profesionalmente disfrutamos de mentorizaciones dentro de los programas de aceleración de empresas, como Andalucía Emprende o Climate KIC.

No me podía imaginar que tres años después, la idea que estaba viendo la luz en esos instantes acabaría siendo una empresa, con denominación social.

El esfuerzo y el trabajo bien hecho también trae muchas alegrías, ¿cuál ha sido la mayor satisfacción?

La parte emocional del mundo de las startups es una montaña rusa. Enormes alegrías y desilusiones que pueden ocurrir casi en un mismo día, pero sin duda, para mí la mayor satisfacción ha sido ver el desarrollo y el progreso de algo que tú has creado.

Pasar de no tener un sueldo a poder dar trabajo a 10 personas o ver cómo lo que era un proyecto se convierte en un servicio que soluciona un problema de grandes empresas, es algo fantástico. Por supuesto también hay que mencionar la satisfacción que conlleva trabajar en reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera y, a fin de cuentas, trabajar para lograr un mundo mejor.

Y para terminar… ¿Alguna anécdota curiosa que os haya ocurrido desde que lanzasteis la marca?

Anécdotas hay muchas, aunque más que anécdotas son historias: viajes a Sillicon Valley, clientes ganados, proyectos conseguidos…En el Startup Weekend donde se empezó a vislumbrar el proyecto yo ya formaba parte del equipo de trabajo, en el campo de la publicidad. Hacía falta mejorar el nombre de Ciclogreen, otorgarle algo más de gancho, y se me ocurrió añadirle “Move and Win”. No me podía imaginar que tres años después, la idea que estaba viendo la luz en esos instantes acabaría siendo una empresa, con denominación social. “Ciclogreen Move and Win S.L”.

Archivado en
Subir