Cheque conformado

Pymes

El cheque conformado, un aliado en la seguridad de los cobros

El cheque conformado, también llamado cheque visado, conforme, certificado o confirmado es una de las alternativas para efectuar pagos.

No es la forma más habitual de hacerlos, pero los que se realizan a través de este sistema suelen tener alguna relevancia especial, tal como un importe elevado o el hecho de que su cobrador y su pagador se relacionen por primera vez.

Autenticacion refozada

La SCA o autenticación reforzada de cliente: la nueva ley europea que sacudirá las tiendas ‘online’

Qué es un cheque conformado

En términos generales, un cheque es un documento en el que quien lo emite ordena a un banco pagar una cantidad de dinero depositada en una cuenta. Sin embargo, está claro que el banco solo lo hará si en la cuenta de su cliente hay fondos para ello.

Cheque

La confirmación del cheque implica varios aspectos que aportan una gran seguridad de que el cheque se cobrará:

  • El banco está certificando que lo que se declara en el cheque es cierto. Quien lo emite es cliente con cuenta en la entidad y fondos suficientes para efectuar el pago.
  • La cantidad de dinero indicada en el cheque será retenida durante el tiempo que se indique. De este modo, ni el cliente ni el banco podrán emplearla para otro fin que no sea el pago del cheque.

Los elementos para la confirmación del cheque

Los cheques conformados se caracterizan por varios elementos que los diferencian de otros cheques:

  • Debe aparecer en ellos la mención de «certificación», «visado», «conforme» u otra semejante. Para ello puede utilizarse un sello.
  • Se indica también las fechas durante las cuales los fondos serán retenidos.
  • Para que tenga lugar la confirmación, el banco cobrará una comisión especial.

Utilidad del cheque conformado

El cheque conformado se emplea fundamentalmente cuando se dan simultáneamente varias circunstancias:

  • El cobrador no pretende facilitar al pagador un pago a crédito, ya sea financiado por el proveedor comercial o por el banco. Ello lo diferencia de otros medios de pago como la letra de cambio o la tarjeta de crédito.
  • El pagador no desea mover dinero en metálico. No obstante, sí es posible que el cobrador reciba directamente billetes o monedas, a diferencia de lo que pasa en una transferencia.
  • Se necesita cierta seguridad de que el cobro vaya a efectuarse. De ahí que se busque la confirmación, al contrario de lo que sucede con otros tipos de cheque.
  • No existen condiciones para efectuar el pago, algo que cambia respecto a lo que sucede en casos como las operaciones de comercio exterior cuyo pago se articula a través de un crédito documentario con la condición de que el pagador reciba los documentos.

La seguridad del cobro de un cheque conformado

Lo normal es que un cheque conformado se cobre. Ofrece una gran seguridad. Sin embargo, no obliga al banco a pagarlo. Podría no llegar a efectuarse por circunstancias excepcionales.

Cheque certificado

Para entenderlo mejor, imaginemos que quien ha librado el cheque se ha visto afectado por un embargo, un concurso de acreedores o cualquier otra circunstancia que obligue a retener esos fondos para otra finalidad. El banco habrá cumplido con su compromiso: informar de que en la cuenta corriente hay fondos suficientes e impedir que se disponga de ellos. Sin embargo, estos no podrán, al menos de momento, ser empleados para pagar el cheque.

El cheque bancario como alternativa al cheque conformado

Como vemos, el cheque conformado ofrece al cobrador una seguridad muy elevada. Sin embargo, el pago puede verse afectado por algunas circunstancias de su librador, que es como se llama a la persona o entidad que ha emitido el cheque ordenando un pago.

El cheque bancario es emitido por un banco para que se pague en una cuenta que tenga en otra entidad, en una sucursal propia o, más comúnmente, en un banco central. El banco que lo ha emitido se hace responsable de su pago. Por lo tanto, la seguridad de cobro es prácticamente total.

Cheque visado

En realidad, tanto uno como otro favorecen una probabilidad de cobro muy cercana al 100%. Sin embargo, cuando el cheque bancario es al portador, adquiere unas características especiales que lo aproximan a los billetes, pero con la posibilidad de que con él puedan realizarse pagos de mucho dinero transportando un solo documento.

De hecho, quien recibe un cheque bancario al portador puede pagar a otro y el cheque podría seguir circulando sin necesidad de pasar por el banco. Por ese motivo, la ley 10/2010 lo califica como medio de pago y lo sujeta a las diversas medidas de prevención del blanqueo de capitales y de prevención del terrorismo.

En ese sentido, un cheque conformado o un cheque bancario nominativo que solamente pueda cobrar la persona designada son alternativas más sencillas para efectuar un solo cobro comercial de forma segura.

Imágenes | iStock/AndreyPopov, AndreyPopov, payphoto, AndreyPopov 

Subir