LTE-M de Orange para la industria

Grandes Empresas

LTE-M, el despegue esperado para IoT

El año que viene habrá 20.000 millones de dispositivos con conexión a internet. Es decir, por cada humano habrá hasta 2,6 objetos conectados. Internet de las Cosas (IoT) suena a realidad futurista, pero no lo es. Está ahí, en nuestra vida diaria, y todo apunta a que seguirá en ella durante muchos años.

IoT también está presente en el día a día de un número creciente de empresas: en la localización de mercancías, en el control de activos en movimiento, en procesos de fabricación, en tareas de vigilancia y seguridad… Sus aplicaciones son tan variadas y su extensión es de tal calibre que es necesario un estándar de red móvil que permita dar cobertura a un amplio rango de dispositivos y casos de uso, sin disparar los costes.

Orange ha apostado por el despliegue de LTE-M, una tecnología que Rafael Fernández Arroyo, IOT Presales Expert en Orange, define como «una navaja suiza para IoT». Y, lo que es más importante, una navaja suiza de fácil implantación para las empresas.

Qué es LTE-M

El estándar LTE-M (o Long Term Evolution for Machines) es una tecnología de red móvil que reutiliza la red existente LTE, es decir, 4G. A grandes rasgos, podemos decir que emplea la autopista 4G que ya está implantada y dedica un carril exclusivamente a comunicaciones de IoT.

LTE-M es una tecnología complementaria y puede ser implementada fácilmente en los dispositivos 2G, 3G y 4G actuales. Además de permitir transmitir imágenes en la actualidad, la red LTE-M podrá soportar comunicación por voz en el futuro. Gracias a esto, las administraciones públicas y las empresas pueden implantar soluciones IoT fácilmente y a bajo coste. Al mismo tiempo, hereda ventajas de 4G, como la seguridad o la privacidad de la información.

Despliegue LTE-M Orange

El papel de Rafael Fernández Arroyo ha consistido en impulsar y dar a conocer la tecnología LTE-M en el mercado de las empresas, promoviendo encuentros tecnológicos y de negocio con clientes y partners.

El IOT Presales Expert de Orange explica que esta tecnología forma parte de las denominadas LPWA o Low Power Wide Area. «Permiten abordar casos de uso IoT que requieran de dispositivos menos complejos -y, por tanto, de menor coste-, un menor consumo de batería o mejores prestaciones en ubicaciones con necesidades de una cobertura deep-indoor. Está soportado por todos los fabricantes de redes móviles, chipset y módulos de comunicaciones. Esto le confiere un alto grado de escalabilidad e interoperabilidad”.

Ventajas de LTE-M para IoT

Dentro de las tecnologías LPWA, hay otras más enfocadas al ahorro energético. Sin embargo, son menos versátiles porque no soportan dispositivos en movilidad, como puedan ser contenedores en movimiento dentro de un puerto, o un mayor envío de datos con baja latencia. LTE-M puede hacerlo. Es capaz de aumentar los niveles de autonomía de batería de los dispositivos conectados hasta llegar a los 5 o los 10 años, sin renunciar a otras ventajas.

“Esta tecnología mantiene la mayoría de las características de las redes LTE, por ejemplo, en materia de seguridad y confidencialidad de los datos. También ofrece la posibilidad de gestionar mensajes cortos SMS y tráfico de datos en protocolo TCP/IP de manera nativa. Incluso cuenta con la ventaja de poder combinarse de manera natural con otras tecnologías existentes, como 2G. Así, LTE-M garantiza que se puedan realizar despliegues en diferentes países sin tener que diseñar productos diferentes”, subraya Rafael Fernández.

Otra de las principales ventajas que destaca el experto de la tecnología LTE-M es que está soportada por la propia red móvil de Orange. “Ni empresas ni administraciones públicas necesitan invertir en el despliegue o en la operación y mantenimiento de otras redes LPWA como ocurre, por ejemplo, en las que se basan en radiofrecuencia. El objetivo de la compañía consiste en alcanzar un alto nivel de estandarización que permita la interoperabilidad de los dispositivos LTE-M no solo en España, sino también en otros países o redes donde las empresas tengan actividad. Esto permite crear sinergias claras y ahorrar en la toma de decisiones”.

Gestión inteligente en la ciudad

LTE-M para el alumbrado de la ciudad

Los casos de uso que facilita la tecnología LTE-M son muy amplios. En el ámbito de las ciudades inteligentes, Rafael Fernández destaca la recogida eficiente de los residuos mediante el uso de dispositivos de bajo consumo de batería. También el control inteligente del consumo energético en el alumbrado público o en los edificios municipales que requieren de un envío de datos con baja latencia. Incluso la gestión de las plazas de aparcamiento en sótanos y garajes, que requerirán de una buena cobertura en interiores y donde hasta ahora no era posible prestar los servicios.

El abanico de aplicaciones IoT con LTE-M en la industria es enorme. Por ejemplo, se están probando soluciones de trazabilidad en fábricas o puertos, el chequeo de parámetros biométricos y de seguridad de trabajadores en entornos hostiles, o el control de la eficiencia energética para reducir el consumo de ciertos procesos industriales

“LTE-M es la tecnología perfecta en el entorno ciudad, ya que permite soportar todo esto de una manera flexible, adaptándose a cada caso de uso según sus características”, destaca el experto.

LTE-M: aplicaciones en industria

En cuanto a la industria, el abanico de aplicaciones IoT con LTE-M es igualmente enorme. “En Industria 4.0, España cuenta con más de 100 sectores de actividad. Ya estamos probando soluciones destinadas a la trazabilidad de activos dentro de entornos industriales como fábricas o puertos, el chequeo de parámetros biométricos y de seguridad de trabajadores en entornos hostiles, o el control de la eficiencia energética para reducir el consumo de electricidad de ciertos procesos industriales. LTE-M encaja muy bien en estos entornos productivos en combinación con el machine learning o la inteligencia artificial”, explica Rafael Fernández.

LTE-M para la gestión de stock

Otros ejemplos son la telemedida de contadores de gas o agua, la instalación y mantenimiento de ascensores, o la monitorización y control de todo tipo de máquinas y procesos en la industria.

El sector del transporte y la logística es otro claro beneficiado del despliegue de la red LTE-M en España por parte de Orange. “Hemos desarrollado un servicio IoT extremo a extremo basado en trackers LTE-M. Permite el control de activos en movilidad y es aplicable a la gestión de mercancías de alto valor económico o el control de palés, entre otros”, añade el experto. También se aplicarán soluciones para localizar carga transportada o sistemas de trazabilidad de la cadena de frío en transporte de alimentos.

El caso de los ferrocarriles

LTEM en ferrocarriles

Un ejemplo de aplicación de LTE-M en el ámbito del transporte es el proyecto que ha desarrollado Orange en Francia con la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses (SNCF) para definir diferentes casos de uso basados en esta tecnología en tres ámbitos de aplicación: estaciones, infraestructura y centros de operación. En él, la seguridad de los datos y la baja latencia que proporciona LTE-M son ventajas especialmente críticas.

El despliegue de LTE-M ofrece una respuesta versátil, fiable y económica, que utiliza la tecnología existente para dar una solución a las necesidades actuales de las empresas mientras el IoT 5G no se convierte en realidad​


“En estaciones ferroviarias se han presentado soluciones destinadas a la seguridad de los trabajadores aislados, a la calidad del entorno de trabajo de los agentes de atención y venta al público, o a la gestión de espacios en salas de espera de viajeros. A lo largo de la infraestructura ferroviaria, se controla la presencia de obstáculos en las vías y los niveles de calidad del aire en túneles, se previenen inundaciones o se supervisa el estado de puentes y viaductos. Finalmente, en sus Centros Técnicos de Operación se incluyen soluciones para la trazabilidad y localización de herramientas dentro de las instalaciones”, comenta Rafael Fernández.

¿Y qué ocurre con 5G?

La implantación de 5G es inminente; sin embargo, su estándar para aplicaciones IoT no lo es tanto. Por eso el despliegue de LTE-M ofrece una respuesta versátil, fiable y económica, que utiliza la tecnología existente para dar una solución a las necesidades actuales de las empresas mientras el IoT 5G no se convierte en realidad.

El papel revolucionario del 5G en Internet de las Cosas

“5G es una nueva tecnología que llegará, en primer lugar, con casos de uso de muy alta velocidad. Posteriormente, veremos aplicaciones de baja latencia y, para 2023, se esperan avances en objetos conectados que mejorarán lo que pueden hacer hoy los estándares 4G de IoT, como es el caso de nuestro LTE-M. Por tanto, la tecnología LTE-M tiene un gran recorrido por delante en cuanto a posibilidades de negocio, con dispositivos ya disponibles. Sirve como puente hacia un futuro 5G cuyo estándar para IoT tardará en llegar aún algunos años”, finaliza Rafael Fernández.

LTE-M llega a España de la mano de Orange dispuesta a impulsar el despliegue de IoT en ciudades, industria y grandes empresas. Lo hará facilitando la conexión de múltiples dispositivos de manera sencilla, rápida y económica. En esta tecnología, las organizaciones encontrarán la palanca que necesitan para culminar su transformación digital. Es el puente hacia un futuro que ya no puede esperar más.

Imágenes | iStock: pugun-photo, ipopba, den-belitsky. Pexels: Joey Kiber

Subir