Más rápido, más alto, más fuerte… hacia un deporte más conectado

IoT en el deporte el caso del ciclismo

Grandes Empresas

¿Puede una raqueta conectada cambiar la forma en la que entendemos el tenis? ¿Y un casco inteligente revolucionar el ciclismo amateur?

La tecnología de Internet de las Cosas, los objetos conectados y todos los datos que los acompañan están conquistando el mundo del deporte. Primero lograron penetrar en los ámbitos profesionales; ahora, la revolución llega también a los aficionados. Es decir, para la mayoría de los que los practican, de hecho, más del 40% de habitantes de la Unión Europea hace ejercicio con regularidad.

“En el mundo del deporte aficionado, Internet de las Cosas va a tener un boom muy significativo. Estamos viviendo un momento de crecimiento del número de carreras y eventos. Y el concepto de ocio y tiempo libre está muy centrado en el deporte, la tecnología y el fenómeno sharingInternet de las Cosas permitirá medirlo y monitorizarlo todo”, señala Santiago Twose, CEO de TwoNav, una empresa española de software y hardware IoT para el deporte outdoor que colabora con Orange.

[hde_related]

Desde la operadora y tal como señala Vanessa López, responsable de desarrollo de negocio IoT en Cataluña, “las expectativas van más allá de un crecimiento exponencial como consecuencia del volumen de objetos conectados, hablamos de una evolución que marca un antes y después para el mundo del deporte. Nuestra participación es fundamental porque sienta una base tecnológica necesaria para la innovación deportiva que puede mejorar la experiencia y atraer nuevos usuarios en su versión amateur, así como alcanzar el máximo rendimiento, en su lado más profesional.”

Pero empecemos por el principio, ¿cuál es el potencial de Internet de las Cosas en el mundo del deporte? Analizaremos su desarrollo y expondremos varios casos, todos ellos relacionados con el mundo de las dos ruedas y los pedales.

El potencial IoT en el deporte

La tecnología y el deporte siempre han caminado de la mano. Ya sea para mejorar los entrenamientos, reforzar la seguridad de la práctica deporte y la imparcialidad de los eventos, o incrementar la experiencia de entretenimiento de los aficionados. Las últimas ediciones de los Juegos Olímpicos son un buen ejemplo. Los wearables, las plataformas móviles y los objetos conectados se dejaron ver en Londres 2012 y, sobre todo, en Río 2016.

Pero la verdadera revolución IoT llegará en Tokio 2020. La red 5G conectará a los cientos de millones de dispositivos móviles que estarán en funcionamiento y los aficionados podrán seguir en tiempo real los datos de sus atletas favoritos, y un largo etcétera de aplicaciones basadas en Internet de las Cosas.

El despegue de IoT en la industria del deporte, según anuncian los pronósticos, se espera para 2022 con un volumen de 29.000 millones los dispositivos conectados, de los cuales 18.000 millones serán objetos IoT. Todos comunicándose e intercambiando datos a través de una infraestructura de conectividad cada vez más robusta.

¿Es posible conectar ese volumen de dispositivos? Vanessa López indica que existen varios factores que han facilitado el desarrollo de soluciones y conectividades IoT más robustas y de amplio alcance, entre ellos la aparición de nuevas redes diseñadas para la conexión de millones de objetos y que actualmente ya están operativas, como LTE-M. “Orange apostó por el despliegue de esta red en 2019, siendo pionero en España al ofrecer una red comercial LTE-M con cobertura nacional que ha acompañado el lanzamiento de otros servicios IoT, dedicados al seguimiento de activos y cadena de frío, Smart Tracking, o a la gestión de dispositivos IoT a través de la plataforma Live Objects.”

En la actualidad, los usos de IoT en el deporte tienen un enfoque claramente diferenciado entre profesionales y aficionados. “En el deporte profesional, IoT permite conocer datos que antes eran inimaginables. Ahora mismo, por ejemplo, estamos trabajando en desarrollos de conceptos de aerodinámica y medición de rendimiento con nuestros dispositivos que hace unos años eran impensables”, explica Santiago Twose. “Estamos hablando de competiciones que se ganan por muy poco margen. Los datos permiten corregir pequeños detalles para mejorar mucho el rendimiento”.

[hde_summary]Aparecen nuevas redes diseñadas para la conexión de millones de objetos, y que actualmente ya están operativas como LTE-M[/hde_summary]​

Para Vanessa López, la participación de Orange en este tipo de proyectos “son prueba de la versatilidad de nuestra red y soluciones IoT, que ya se integra a otros proyectos con grandes empresas energéticas, transporte, logística, farmacéuticas… produciéndose un crecimiento en el número iniciativas nacionales sobre transformación digital que demandan nuestra participación tecnológica”. 

De acuerdo con el informe de Deloitte ‘Internet of Things in sports’, hoy por hoy, los usos mayoritarios de Internet de las Cosas en el deporte profesional tienen que ver con la mejora del rendimiento de los deportistas y los equipos, su salud y seguridad. A nivel amateur, Internet de las Cosas permite compartir más datos con la comunidad, mejorar las capacidades del deportista a título personal y monitorizar la salud, los riesgos y los excesos de aficionados que no siempre toman todas las precauciones que deberían.

TwoNav y Orange: IoT en el deporte de aventura

TwoNav es una empresa española que surge del mundo del parapente en los años 90, en los albores de internet, cuando las competiciones de este deporte consistían en sobrevolar ciertos puntos visibles desde las alturas y hacerles una foto con una cámara analógica. Al fundador de esta compañía y gran aficionado, Iván Twose, se le ocurrió combinar la red GPS y el desarrollo software para modernizar esa práctica deportiva.

ecosistema de TwoNav

“En el año 2008 empezamos a diversificar más allá del software. Empezamos a desarrollar dispositivos GPS con terceros. Estos proveedores nos permitieron ampliar nuestro abanico de productos. Al mismo tiempo, expandimos nuestros servicios. Creamos una plataforma cloud, servicios, accesorios… Ya no era solo un software, se convirtió en un ecosistema de soluciones para aventureros y montañistas”, señala Santiago Twose.

Hoy cuentan con una línea propia de dispositivos GPS conectados a través de la red de Orange, para ciclistas de montaña, carretera y otros aficionados al deporte de aventura. “Fue muy fácil llegar a un acuerdo de colaboración con Santiago, él tenía claro que quería ofrecer la mejor conectividad a sus clientes además de un servicio disponible en cualquier momento y lugar, y desde Orange nos posicionamos como la mejor opción para la conectividad de sus equipos debido a nuestro alcance, con más del 99% de la población cubierta en España”, comenta Vanessa López.

“Una de las cosas que nos hizo querer traer la producción a España fue el tema de la conectividad. El dispositivo tenía que estar conectado. Teníamos que entrar en el mundo IoT”, añade Santiago Twose. “Colaborar con Orange para Internet de las Cosas y tener el dispositivo conectado ha tenido un gran impacto. Nadie de nuestra competencia tiene una SIM integrada en los dispositivos. Nos ha dado un impulso en posicionamiento de la marca”.

[hde_summary]La conectividad de Orange permite que los dispositivos de TwoNav sigan la posición del usuario y transmitan todos los datos de la actividad en tiempo real [/hde_summary]​

Vanessa López señala que, además de dotar de conexión a todos sus dispositivos, paralelamente se consiguió una simplificación operativa con la integración de la SIM de Orange, que les posiciona con una ventaja competitiva frente a sus competidores. “Los clientes de TwoNav no necesitan hacer configuraciones de conexión complejas con sus smartphones, sencillamente sus equipos están conectados cuando el usuario los enciende por primera vez y… solo deben preocuparse de cuántos kilómetros quieren disfrutar en la carretera. Nuestra apuesta por ofrecer la conectividad como parte integrada del servicio, garantiza que cumplimos un objetivo común: enriquecer una experiencia de usuario más intuitiva para sus clientes”, añade.

La nueva línea de dispositivos de posicionamiento de TwoNav dispone de una SIM integrada de conectividad que ofrece información constante en cualquier punto en el que se encuentre el deportista. “La red de Orange nos permite seguir la posición del usuario y transmitir todos los datos de la actividad en tiempo real. Los datos del cardio, la potencia, la velocidad… Se envían a una plataforma cloud a la que pueden acceder diferentes seguidores”, indica Twose.

Sus dispositivos se pusieron recientemente a prueba en el desafío Trail 2 Challenge, un evento que consistía en cruzar los Pirineos de punta a punta. Dos equipos, uno a pie y otro en bicicleta, partían en direcciones contrarias. El objetivo era encontrarse sin otra ayuda que el software, la plataforma en la nube y los dispositivos conectados de TwoNav. El encuentro entre los dos equipos finalmente tuvo lugar en Isaba (Navarra) entre pequeños collados y empedradas calles.

En poco tiempo, TwoNav ha logrado alcanzar los 15.000 usuarios de sus dispositivos conectados. “De los productos sin conectividad habíamos ya vendido cerca de medio millón de dispositivos. Tenemos una base de clientes muy amplia y un producto muy novedoso. Por eso esperamos un crecimiento significativo”, concluye el CEO de la empresa. Esperan pasar de los 1,5 millones de euros de facturación este año a los tres millones en 2021.

Alto rendimiento: la cara profesional

A nivel profesional, como hemos visto, el rendimiento, el engagement y la seguridad son los tres campos en los que más partido se está sacando a Internet de las Cosas. Llegar al aficionado y monetizar esta relación ha sido uno de los grandes quebraderos del ciclismo en los últimos tiempos. Frente a ligas de fútbol que facturan miles de millones al año, los ingresos comerciales del ciclismo no superan los 600 millones de dólares de forma global.

Para hablar de rendimiento, toca exponer un programa de entrenamiento del equipo estadounidense de ciclismo que utilizó tecnología para los juegos de Río 2016. Se basaba en los datos captados de las bicicletas y los atletas. Esta información era agregada a una plataforma en la nube, analizada y convertida en datos útiles para los directores de equipo. Al funcionar en la nube y mediante una aplicación móvil, esta herramienta podía ser utilizada en cualquier lugar y de forma flexible. ¿El resultado? El equipo fue tercero en el medallero ciclista con dos oros y tres platas, una de ellas por equipos.

IoT en el deporte desarrollado por EY

En definitiva, ya sea para practicar deporte al aire libre, para seguir una ruta de paseo por la montaña, mejorar la relación de un equipo con sus aficionados, monetizar y generar más ingresos en un mercado particular o preparar todos unos Juegos Olímpicos, el potencial de Internet de las Cosas en el deporte es inmenso.

Imágenes | Unsplash/Flo Karr, EY, TwoNav

Archivado en
Subir