vacaciones ilimitadas

Empresa

¿Qué estarías dispuesto a dar por tener vacaciones ilimitadas?

¿Habéis contado cuántos días de vacaciones tenéis cada año? El Estatuto de los Trabajadores establece que como mínimo nos corresponden 2,5 días de vacaciones por cada mes trabajado, en los que se incluyen los domingos (52 anuales) y festivos (12).

vacaciones ilimitadas

Los convenios colectivos y el contrato laboral suelen otorgar alguno más. Aunque hay excepciones, en nuestro país solemos librar dos días a la semana y repartir unos 21 días de vacaciones, que usamos para “hacer alguna escapadita” en verano, Navidad, Semana Santa…

Pero hay unos pocos profesionales que trabajan para marcas que permiten mediante diferentes mecanismos ganar más días libres. Llegar a objetivos, comprar días de vacaciones, echar una mano en épocas de picos de trabajo… Y vosotros, ¿qué estarías dispuestos a dar por tener vacaciones ilimitadas?
 

Valoramos mucho nuestras vacaciones

Aunque hay 249 días laborables en un año, un profesional que haya sido contratado durante 12 meses suele tener unos 104 días de vacaciones con fines de semana, más unos 21 días festivos a repartir (en función del convenio y contrato). Esto supone librar aproximadamente un tercio de los días del año.

Pero incluso con la mitad de los días libres, seguro que son muchos los trabajadores a los que no les importaría tener más, porque las vacaciones nos encantan. Son, junto al salario, una ganancia personal conseguida a través del duro trabajo. Puentes, fiestas, estar con nuestra familia… ¿qué no haríamos por ganar un poco más de tiempo? Mostramos algunas ideas.
 

“Comprar” días de vacaciones a la empresa

Algunas marcas como Orange, muy orientadas a la conciliación familiar y a mantener un nivel de calidad en el trabajo excelente, permiten a sus empleados comprar días libres que sumar a los 26 días de vacaciones anuales que se les otorgan por contrato.

comprar vacaciones ilimitadas

Como depende de la empresa, comentamos un caso real: “la compra” (lo ponemos entre comillas) de hasta cinco días de vacaciones extra una vez superados los primeros 26 días de vacaciones por contrato. No es formalmente una compra, ya que el empleado, en lugar de pagar un dinero por esos días, lo que hace es dejar de ganar el sueldo proporcional de estos (mientras siguen cotizando a la Seguridad Social).

Imaginemos que un empleado que gana 3.000 euros mensuales (para hacer el ejemplo redondo) se va en septiembre (mes de 30 días) dos semanas de vacaciones, pero que solo le queden cinco días libres. La primera semana de vacaciones dispone de sueldo pagado, ya que las vacaciones en España son retribuidas, pero si decide ampliarlas cinco días más, renuncia a 5/30 partes de su sueldo de 3.000 euros: 500 euros.

Esto no ocurre en el grueso de las empresas, especialmente en las pymes, en las que suele ser más complicado conciliar que en las grandes empresas, donde suele estar más regulado. La pregunta es: ¿renunciaríamos a cinco días de salario con tal de ampliar cinco días nuestras vacaciones?
 

Llegar a objetivos de empresa o ganar días por antigüedad

Los objetivos empresariales suelen aportar un plus económico al salario. A una base se le suman distintas cantidades en relación a los logros atribuibles a un profesional o equipo de empleados. Aunque esta medida surgió como un aspecto puramente económico, algunas empresas están empezando a incluir días libres.

Es decir, ganamos una serie de días libres para el siguiente periodo si conseguimos alcanzar alguna cifra de ventas. Este mecanismo tiene mucho sentido, ya que, por un lado, el trabajador ha realizado un sobreesfuerzo durante su jornada (o superando las horas establecidas); por otro, el empleador ha obtenido un beneficio económico debido a ello; y, finalmente, el empleado valora cada vez más su tiempo personal. Es una forma de repartir el capital extra de beneficio.

ganar vacaciones en la empresa

Algunas empresas también aportan vacaciones en base a la antigüedad, sirviéndose de modelos laborales como los que vemos en Centroamérica. En México, la Ley Federal del Trabajo atribuye seis días de vacaciones el primer año, y dos días más por año hasta llegar a los primeros cuatro. Luego, se suman dos días de vacaciones por cada cinco años trabajados hasta llegar a 24, siempre de mínimo. Algo así como “vacaciones por puntos de trabajo previo”.

Existen otros métodos, como ampliar nuestra jornada laboral (si no alcanzamos el máximo por ley), o hacernos autónomos para gestionar el grueso de nuestro tiempo. Sin embargo, queda patente que los días de vacaciones de más, sea cual sea el método por el que los adquirimos, hemos de ganárnoslos.

No suelen venir ellos solitos, y tienden a estar condicionados a la calidad de nuestro trabajo, nuestra profesionalidad y los resultados obtenidos. Eso significa que hemos de renunciar a tiempo o dinero para ganar vacaciones, realizar sobreesfuerzos o invertir en la marca de forma personal.

Teniendo en cuenta el coste de estos métodos, ¿te plantearías tener vacaciones ilimitadas a costa del sueldo y tiempo (pasado o futuro)? ¿Qué estarías dispuesto a hacer por tener vacaciones ilimitadas?

Marcos Martínez

Imágenes | Paolo Rosa, Rawpixel, Picsea

Subir