trabajos raros japon

Empresa

Estos podrían ser los 10 trabajos más raros del mundo

Si alguna vez te has preguntado cuáles son los trabajos más raros del mundo prepárate porque te vamos a contar algunos que te van a dejar con la boca abierta.

Orgullo friki: cuando mi trabajo es más friki que yo

Desde el clásico sexador de pollos hasta el catador de comida para perros, hay una gran variedad de oficios raros que pasan por ser los más estrambóticos, divertidos o frikies pero que, en algunos casos, están pero que muy bien pagados.

Vamos a ver los que, probablemente, pasarían por ser los trabajos más raros del mundo.

¿Cuál es el trabajo más raro del mundo?

Sabemos que puede ser difícil decantarse por uno solo; por eso, mejor ahí va una lista de trabajos peculiares que, aunque nos parezcan extraños, alguien tiene que hacer: 

Sexador de pollos

Como decíamos, este es un clásico ejemplo de trabajo raro pero necesario que, además, está muy bien pagado. Nada extraño si pensamos en que el sexador de pollos tiene que ser una persona con unas dotes especiales, capaz de calificar el sexo de cada ave en apenas unos segundos pero con un margen de error mínimo.

trabajos frikis divertidos y bien pagados

Probador de camas

Su nombre lo dice todo: este trabajo consiste en probar colchones para que los fabricantes puedan saber cómo de cómodos son sus productos. Puede ser en modalidad teletrabajo (les llevan el colchón a casa y lo prueban durante un tiempo) o a domicilio (alojándote en un hotel para probar el confort de sus camas o directamente en las fábricas o tiendas en un horario específico para poder probar sus colchones).

Catador de alimentos para mascotas

Probar la comida para mascotas, ya sean perros o gatos, es un trabajo raro pero que alguien tiene que hacer. Con ello, los fabricantes se aseguran de garantizar que el sabor, dureza, consistencia y calidad de la comida sea la ideal antes de poner los productos en el mercado. Una tarea que suelen realizar técnicos en ciencias agrícolas y de la industria alimentaria especializados en esta tarea y que pueden llegar a cobrar hasta 60 mil euros al año por ello.

trabajo mas raro del mundo

Tester de juguetes sexuales

Es un hecho que la industria de los juguetes sexuales genera muchos ingresos y, lógicamente, es necesario que alguien pruebe los productos que fabrican para asegurarse de que su calidad y de que sean seguros. Además, el trabajo puede incluir que la persona se encargue de responder todas las preguntas que los usuarios puedan tener sobre los productos o bien cómo sacarles el máximo provecho.

Probador de toboganes

Un claro ejemplo de trabajo extraño que tiene que ser divertido… Pero también peligroso, porque un tobogán en mal estado puede provocar que estos trabajadores tengan un grave accidente. Por eso, aunque suena raro, el probador de toboganes es un especialista necesario para asegurar que todos los niños del mundo estén seguros cuando se tiran por uno de ellos.

“Oledor” profesional

Desodorantes, colonias y perfumes tienen que ser testados antes de lanzarse al mercado y, claro, alguien tiene que encargarse de ello. La figura del oledor profesional es, por tanto, necesaria y también puede ser dura; sobre todo si, para asegurarse de la calidad de un desodorante tienen que encargarse de oler axilas de forma recurrente.

Testeador de papel higiénico

Podría parecer un trabajo sencillo, pero no puede hacerlo cualquiera. Por eso es un trabajo que se paga bastante bien, ya que no es fácil encontrar a quien posea el olfato y tacto necesarios para probar estos productos de higiene. 

¿Cuáles son los trabajos más raros?

Mascota de un equipo deportivo profesional

Hace años esta podría ser la típica profesión americana, pero es algo que hace tiempo ya existe también en nuestro país. Eso sí, más allá de enfundarse en un traje que, probablemente le hará sudar con ganas, el trabajo de mascota profesional requiere dotes para ser capaz de animar a los asistentes a los partidos.

Buzo recuperador de pelotas de golf

Otro trabajo que puede parecer extremadamente raro pero que es necesario. Se trata de buzos que, de forma autónoma o contratados en plantilla, se encargan de recuperar las bolas que se pierden dentro del agua durante los partidos de golf. Un oficio que requiere estar certificado en buceo y que es bastante común en lugares con una alta concentración de campos de golf, como Florida (EE.UU) o el Caribe mexicano.

Esperador profesional

Esperar en una fila ocupando el lugar de alguien es básicamente cómo se gana la vida este profesional cuya labor requiere mucha paciencia. Una solución perfecta para quien no le guste hacer fila que puede contratar a un profesional que espere por él las horas que sean necesarias a cambio de una tarifa específica.

¿Qué trabajo es más buscado?

Estos podrían ser algunos de los trabajos más raros del mundo, aunque bien podríamos haber incluido otros como abrazador profesional, ondeador de banderas, mamporrero o paseador de patos.

Trabajos raros en la cultura japonesa

Hemos dejado aparte Japón porque sin duda es un territorio en el que abundan los trabajos que podemos considerar como extraños. Lo que ocurre es que, como sabréis, la cultura nipona es bastante diferente a la nuestra y tienen un sentido de lealtad al trabajo muy arraigado.

cultura japonesa trabajo

Por eso, en Japón hay trabajos que a nosotros nos pueden parecer raros pero que para ellos no lo son en absoluto. Como el de catador de comida de perros o, el mejor ejemplo, el clásico Oshiya, que no es otra cosa que el empujador de viajeros en el metro del que seguro habréis oído hablar. 

Una figura surgida en el suburbano de Tokio que, ataviada de uniforme y guantes blancos, se encarga de empujar a los viajeros para que puedan entrar en los vagones del metro y se puedan cerrar las puertas. Por tanto, aunque nos pueda parecer un trabajo raro, en Japón es muy común y honorable

Los que sí son raros son otros oficios que se han puesto de moda últimamente en Japón:

  • Profesional de no hacer nada. Aunque parezca increíble, la empresa japonesa Do-Nothing Rental presta sus servicios para no hacer nada… y cobra por ello. Sus servicios se limitan a escuchar, comer y acompañar pero, por raro que parezca, este trabajo puede ser útil en múltiples situaciones.
  • Profesionales en pedir perdón. Pedir disculpas puede ser algo difícil de realizar por lo cual en el país nipón han surgido empresas especializadas que se encargan de hacerlo por uno. 
  • Profesionales en romper relaciones. Ya sean de pareja (es decir, noviazgos) o relaciones laborales, aunque parezca increíble hay empresas que se dedican a ahorrar el trago a quien les contrate y se encargan por ellos de romper con la pareja o decirle al jefe que se marchan del trabajo.
  • Acompañante para las penas. Los japoneses valoran mucho la compañía y, por eso, están dispuestos a pagar grandes cantidades de dinero para estar acompañados si, en un momento dado se encuentran mal y necesitan desahogarse (llorar en público está muy mal visto en su cultura). Lógicamente esta profesión requiere que la persona tenga cierto atractivo físico, pero sobre todo capacidad para escuchar.
  • Invitado de bodas. Sería otra modalidad del trabajo de acompañante pero en una situación muy concreta: las bodas. La idea es que, si a los novios les faltan invitados y quieren que su celebración parezca repleta, pueden contratar falsos amigos que hagan de invitados.

En definitiva, si existen trabajos raros por todo el mundo probablemente en Japón sea el lugar donde podemos encontrar los más extraños, al menos desde nuestro punto de vista occidental.

Imágenes | Fotos de wayhomestudio, Zoe Schaeffer, M Burke, Erik Mclean, Meizhi Lang y Amusing Planet

Subir