paquetería en España

Empresa

¿Hay espacio para crecer? El ‘ecommerce’ impulsa el sector postal

El número de transacciones de comercio electrónico ha crecido por encima del 20% interanual en el último lustro. De la mano del boom del ecommerce el sector postal ha revivido.

Hace algo más de una década, los servicios de paquetería y envíos postales, capitaneados por Correos, estaban en horas bajas. Hoy, gracias al auge de la actividad comercial en internet, no es que hayan despejado el futuro de desafíos, pero sí es verdad que la situación que atraviesan es bastante diferente.

pyme tienda virtual

Cuatro de cada cinco pymes tienen web, pero solo una cuenta con ‘ecommerce’

De hecho, en 2017, último año con datos definitivos, la facturación del sector en España se situó en los 6.700 millones de euros. Según la consultora DBK, un 4,3% más que en 2016 y cerrando el tercer año de crecimiento consecutivo. Pero ¿quién es quién en este sector? ¿Cuál es el impacto real del ecommerce? ¿Y de qué forma se ha transformado un sector que ha pasado de enviar cartas escritas a mano a repartir las compras de medio mundo?

Así crece el ecommerce en España

692 millones de transacciones y 39.243 millones de euros facturados. Esas son las dos grandes cifras que resumen la actividad del ecommerce en España durante 2018. Los datos, de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), señalan el crecimiento constante – y a buen ritmo – del sector en la última década. El cuatro trimestre de mayor facturación en la historia fue el último de 2018, alcanzando los 10.820 millones de euros tras crecer un 26,9% interanual.

Así ha sido la historia del boom del ecommerce. Dobles dígitos y facturaciones de decenas de miles de millones para ir absorbiendo una cuota cada vez más importante de la actividad comercial en España.

Es cierto que el mayor número de transacciones electrónicas las ocupan actividades que no requieren intercambio físico de objetos, como el transporte y los juegos de azar y apuestas. Pero el textil, la venta de electrodomésticos, los libros y la papelería, o las ventas relacionadas con grandes almacenes ocupan un papel importante en el ‘top 10’ de actividades comerciales con mayor movimiento online. Y su rol no podría comprenderse sin la alianza clave del sector logístico y la mensajería.

un repartidor de paquetería en España

El 90% de los compradores online recibe paquetes

La visita del repartidor se ha convertido en rutinaria en el día a día de muchas familias y lugares de trabajo. Las empresas de mensajería trabajan a destajo repartiendo nuestras compras online. Según la CNMC, el 91% de los individuos que hacen compras online ha recibido al menos un paquete en los últimos seis meses. Hace solo tres años, el porcentaje era del 74%. De hecho, solo una de cada 10 personas recibió un paquete no asociado al ecommerce en el último medio año.

Y es que cada vez compramos más en línea. En la segunda mitad de 2018, un 44% de los españoles realizó al menos una compra online, un dato un 15% superior al de 2015. Además, cada vez se compra con mayor regularidad. Uno de cada tres españoles lo hace más de tres veces al semestre.

Muchas de estas compras terminan en envíos. Una amplia mayoría de los compradores (86%) recibe sus paquetes en casa y el lugar de trabajo aparece como opción también para un 18%. Los datos de actividad de la CNMC, junto a los de facturación del Observatorio Sectorial DBK indicados anteriormente, parecen dibujar un mercado saludable. ¿Y quién controla este sector?

empresas postales

Actores clásicos frente a nuevos modelos

Apenas hay sorpresas cuando se analizan los datos del sector por operador. Los grandes actores mantienen una posición sólida en el mercado gracias, sobre todo, a sus alianzas con las grandes plataformas de ecommerce como Amazon o Alibaba. Así, Correos (y su marca Correos Express) acumula un 44% de los envíos. Tras la empresa pública se sitúan Seur (16%), MRW (11%) y DHL (6%). Lo mismo sucede para aquellos que tienen que enviar un paquete, quienes eligen Correos de forma mayoritaria (64%).

Sin embargo, un 8,4% de los paquetes recibidos y un 13,5% de los enviados se llevaron a cabo a través de otro operador. Algunas de estas transacciones pertenecen también a empresas clásicas, como UPS, TNT o FedEx. Sin embargo, muchas son startups y pequeñas empresas innovadoras que buscan aplicar las nuevas tecnologías y modelos de negocio para irrumpir en el mercado de la paquetería en España.

Algunas de estas startups han apostado por diferenciarse en la flexibilidad y la rapidez de la entrega. Así, compañías como Shyp han apostado por las entregas exprés, otras como Furgo.io por flexibilizar la oferta y un tercer grupo de empresas como Cangobox por facilitar las transacciones. Otro gran segmento, capitaneado por la neerlandesa Ecoparcel, ha apostado por el low cost. Y, además, el sector se ha diversificado, con comparadores como PackLink, o empresas de envíos especializados como todas las de comida a domicilio.

A pesar de que la automatización y la robótica plantean importantes desafíos en el sector a medio plazo, la paquetería y la mensajería parecen haber remontado el vuelo gracias a la ola del ecommerce.

Imágenes | Unsplash/Kristina Tripkovic, Maarten van den Heuvel, chuttersnap

Subir