impresion 3d industria economia empleo

Empresa

¿Qué impacto tendrá en el empleo una impresión 3D asequible?

La tecnología de impresión 3D —o fabricación aditiva— lleva existiendo décadas, pero es costosa. “¿Qué impacto tendrá en el empleo una impresión 3D asequible?”, se preguntan los futurólogos. No lo sabemos. Una de las grandes dificultades del entorno laboral y empresarial es que nuestra capacidad para predecir sus tendencias se ve eclipsada por tecnologías disruptivas.

La impresión 3D, si baja sus costes, podría ser una de esas tecnologías que lo cambian todo, como ya lo hizo internet. Hoy día tenemos más datos que nunca para alimentar un modelo predictivo y, sin embargo, es muy complejo mirar más allá de un par de años vista. Pero analizaremos el futuro en base a los datos sobre fabricación aditiva que hoy conocemos, y un caso probable.

lucia miguez ceo de rysia

Lucía Míguez, CEO de Rysia: “La impresión 3D te permite construir cosas que no puedes encontrar en el mercado”

Fabricación aditiva, y economía circular

Aunque hay impresoras que imprimen tejidos compatibles e incluso imprimen bacterias a medida, pisamos firme sobre tecnología funcional ya en el mercado. Las impresoras 3D son máquinas capaces de usar un polímero diseñado a medida e ir añadiendo capas del mismo sobre una placa.

La fabricación aditiva hoy día es lenta, costosa y de baja calidad. Sin embargo, tiene funcionalidades interesantes. En la Estación Espacial Internacional hay una impresora 3D y un pequeño depósito de material. Si una pieza o herramienta se rompe, pueden imprimirla. Imaginemos poder hacer esto en casa.

Una vez que la pieza ha dejado de ser útil, o desde tierra les han enviado un reemplazo, pueden volver a fundir el material, que se reincorpora al depósito. ¿Por qué hablamos del espacio? Porque son pioneros en aplicar la dinámica de economía circular hacia la que hoy intentamos llevar nuestro sistema económico. ¿Cómo sería algo así en la Tierra?

Fabricación de objetos locales, negocios locales

Adidas abrió hace relativamente poco su fábrica por impresión aditiva en Alemania. Con ello pretende llevarse la fabricación de bajo coste en países asiáticos de vuelta a Europa, lo que tendría un enorme impacto positivo en los negocios locales y en el medioambiente. Imaginemos el siguiente modelo de negocio futuro.

adidas speed factory

A 5 o 50 kilómetros de nuestra vivienda hay un nodo de impresión 3D. Cuando compramos zapatillas, adquirimos el derecho de impresión de un par de unidades, y lo mandamos a este nodo de impresión 3D, que suministra la zapatilla impresa de varios tipos de polímero diferentes.

Técnicamente posible, aún no tiene un precio competitivo. Cuando lo tenga, podemos esperar la apertura de un gran número de centros de impresión asociados a varias marcas que antes fabricaban productos directamente. Lugares especializados en materializar planos tridimensionales, incluidos materiales como el metal.

El impacto que tendría una tecnología similar en nuestra economía es enorme. Para empezar, las fábricas estarían deslocalizadas y cerca del consumidor en lugar de centralizadas y —en nuestro caso— en Asia. Esto impactaría positivamente en algunos sectores, como los tecnológicos locales y de reparto de corta distancia.

Por contra, las grandes redes de distribución por mar, que no han dejado de crecer durante las últimas décadas, podrían desestabilizarse, así como un buen número de comercializadoras intermedias. Una marca diseña, otra fabrica/ensambla y una tercera envía, todo lo más próximo al usuario posible.

Este modelo ya existe y es funcional. Cuando un usuario compra a Amazon un libro de impresión bajo demanda, compra un ejemplar que aún no existe. En ese momento se envían a la cola de impresión más cercana los planos digitales del libro, y en pocos días el usuario recibe en su casa una copia impresa localmente.

La impresión 3D asequible perderá algunos empleos

impresion 3d industria economia empleos

Las tecnologías disruptivas tienen la peculiaridad de ser muy difíciles de analizar. ¿Dará más trabajo la movilidad autónoma si con ello prescindimos de todos los conductores? Quizá, porque necesitaremos energía para mover los vehículos, talleres especializados, gestores de carga, flotas, etc.

Con una fabricación aditiva competente en términos económicos frente a otro tipo de procesos, los primeros afectados serán los trabajadores de las fábricas actuales. Bangladesh, Bangkok, Hangzhou, Shanghái… Aquellos nodos cuyas condiciones de trabajo no admitimos en Europa.

El transporte de los objetos físicos de los puntos de fabricación a los usuarios finales, o a fábricas intermediarias de ensamblado, se simplificarán enormemente. De recorrer decenas de miles de kilómetros a hacer un viaje corto de un máximo de pocos cientos. De modo que la movilidad local tendrá mucho más peso y aportará más valor.

El diseño de los objetos apenas cambiará más allá de las nuevas herramientas de diseño 3D (realidad virtual, digitalización tridimensional, etc). No importará dónde se diseñe un objeto, ya que los planos de impresión con tecnología DRM podrán viajar por internet. Esto podría deslocalizar a parte de la fuerza creadora a países emergentes, invirtiendo las tornas con el siglo pasado.

impresion 3d industria economia empleo centros de impresion

Otras profesiones ocuparán su lugar

A nivel local, donde se compra el objeto, proliferarán los nodos de impresión 3D profesionalizados. Con impresoras industriales (pensemos en las copisterías frente a la impresora doméstica) será posible bajar el coste de impresión y dar con un acabado de calidad.

Estas fábricas deslocalizadas requerirán trabajadores cualificados en disciplinas técnicas, pero también toda la suite de roles clásicos en las fábricas: gestión de calidad, contabilidad, recursos humanos, etc. Es difícil de saber si las fábricas serán las propias ensambladoras o si existirá punto de venta.

La tendencia de la entrega a domicilio crece en todo el globo con el auge del reparto de última milla, por lo que los comercios de venta directa de objetos imprimibles (ropa, utensilios, dispositivos) podrían sufrir una importante transformación a centros de atención de cliente, locales de ensamblado, expositores o centros de devoluciones. Esto enlaza con el medioambiente.

Impresión 3D responsable

arbol impreso 3d economia circular

Hace décadas que sabemos que adquirir en España un bien fabricado en China y trasladado en un barco que recorre el globo durante 41 días de consumo de combustible no es el mejor modo de comprar. Los clientes estamos cada vez más interesados en adquirir bienes durables y responsables con el medioambiente, y la fabricación aditiva puede aportar un plus en este sentido.

Volvamos a las zapatillas del ejemplo de arriba. Cuando alguno de sus tejidos se haya desgastado lo suficiente, podríamos solicitar la pieza que falta, quizá en otro color, variando así el diseño original. Las marcas podrían facilitar un servicio de reparaciones del tipo “garantía ampliada” para que los clientes siempre tengamos los componentes al día.

También podremos devolverlas en su conjunto. Es decir, cambiar parte o todo el material suministrado al inicio. Este será fundido de nuevo y convertido en otros objetos, el sueño de la economía circular. Las adiciones de material externo seguirán siendo necesarias, pero nada comparado con una actualidad en la que el reciclaje local es muy bajo. El propio centro de impresión será su propia planta de reciclado y reaprovechamiento de materiales.

Imágenes | iStock/8vFanI, Adidas, iStock/AGL_Photography, iStock/drywater_photography, Sharani Ramli

Subir