Empresa

Euge Oller, el emprendedor con 50.000 alumnos que enseña el mundo de la empresa de otra manera

La carrera de Administración y Dirección de Empresas (ADE) no fue lo que esperaba Euge Oller. “La formación que se da no está actualizada. Se enfocan en que conozcas un poco de todo, pero cuando acabas y sales al mundo laboral, te das cuenta de que no sabes nada. Hacen muy bien su trabajo en crear administradores de empresas, pero no emprendedores“, cuenta a Hablemos de Empresas este joven de 28 años, uno de los influencers más representativos del panorama emprendedor español.

Pese al desencanto, finalizó los estudios y cursó después un MBA en Emprendeduría y Management que lo llevó hasta Taipei (China) y San Francisco (Estados Unidos). En total, “más de 80.000 euros invertidos que no se correlacionaban con la formación que había obtenido”, asegura.

Cecotec o cómo cambiar las reglas del mercado al ritmo de los robots Conga y Mambo

Así que Oller, a quien la pasión por emprender le viene de familia -su abuelo creó una exitosa empresa de resinas químicas; después cogería el testigo su padre-, trató de “solucionar un problema para acabar generando valor”, que es para él la razón de ser de un emprendedor. Y en mayo de 2017 ponía los cimientos de Emprende Aprendiendo, una academia desde la que enseñar el mundo de la empresa de otra manera, por la que han pasado ya unos 50.000 alumnos y que tiene casi 700.000 suscriptores en YouTube.

Una academia online de formación empresarial con seis principios

Este novedoso centro virtual se rige por seis principios. El primero es que los profesores deben tener experiencia en la asignatura que imparten. “No basta únicamente con exhibir un diploma o certificado”, declara Oller, lector voraz y cuyo canal de YouTube sobre emprendimiento, desarrollo personal y conocimiento es uno de los más seguidos dentro de esta temática, con casi medio millón de suscriptores.

Los cursos se actualizan periódicamente -“la información caduca”-; son modulares -“se aprende lo que se necesita cuando se necesita, nada de clases innecesarias”-; y prácticos -“están pensados para que los alumnos los sigan de forma proactiva, con ejercicios prácticos diseñados para interiorizar los conceptos”-.

Además, Emprende Aprendiendo es más que una simple academia. “Es una comunidad exclusiva de emprendedores y empresarios de todo el mundo con quienes compartir ideas, proyectos y sueños”. Finalmente, formar parte de ella “no implica asumir riesgos económicos, pues todos los cursos cuentan con 30 días de devolución garantizada”.

Un proyecto en cuatro fases

Oller no habría llegado hasta aquí sin el camino de aprendizaje, con sus aciertos y tropiezos, altos y bajos, que le han reportado sus cuatro empresas anteriores: Opinoa, Bustom Shoes, Flash Libros y Blend Watches, estas dos últimas todavía en funcionamiento. Con Emprende Aprendiendo tuvo claro desde un principio que el proyecto sería escalable y acorde a la metodología ágil que defiende y aplica en su academia. Para ello, lo desarrolló en cuatro fases.

La primera consistió en lanzar contenido gratuito a través de Facebook y YouTube para comprobar si el producto era mínimamente viable, concretamente píldoras en las que se mostraban estrategias empresariales alrededor de un caso de éxito. “Fue en Facebook donde tuvieron mucha repercusión. El primer caso, el de Zara, generó 11 millones de visitas”, recuerda Oller.

Validada esa primera fase, era hora de pasar a la siguiente: impartir un primer curso de emprendimiento básico, Sílex. “El éxito fue increíble, se apuntó un montón de gente y demostró que la idea de negocio era viable”.

Los ingresos obtenidos se reinvirtieron en hacer que el proyecto creciera. “Empezamos a contar con escritores, editores, analistas… En definitiva, gente que nos ayudara a ganar relevancia. Y entonces dimos un paso más: ofrecer casos avanzados de empresas para analizarlos más en profundidad y crear una comunidad en torno a ello”, señala Oller, cuya academia transita ahora por otra etapa. Ya no es él la única persona que imparte los cursos, sino que trata de contar con los mejores de cada área, “con aquellos con autoridad en sus campos, para ofrecer formación que no está en las universidades”. Como el curso ‘Aumenta las ventas de cualquier negocio con anuncios de Facebook e Instagram’, impartido por José Márquez, o el titulado ‘Cómo Impactar con tu mensaje a millones de personas a través de las redes sociales’, a cargo de Rodrigo, ‘Rorro’, Echávez.

Mezclar lo gratuito con lo prémium

Atraer alumnos ante la intangibilidad que supone un curso digital, pues uno no sabe si va a serle útil hasta que no lo empieza, no está siendo un problema para Oller y su equipo. Su modelo de negocio es parecido a un freemium, que mezcla lo gratuito (free) con servicios añadidos y de mayor calidad (prémium), de los que se obtiene la financiación. “Subimos contenido a las redes sociales de forma gratuita y esto permite ver a los potenciales clientes si sabemos de lo que hablamos o no. Cuando creamos cursos nuevos, muchos ya saben que tenemos la capacidad para enseñar los conceptos tratados”, asevera Oller.

Los precios de los cursos varían entre los 21 y los 435 euros. Para su creador, “comparado con lo que puede costar una educación tradicional, son asequibles. Además, si uno no puede acceder a la formación de pago, tiene cientos de vídeos gratis para que pueda empezar a prepararse sin coste alguno”.

Determinación, foco y luchar por lo que uno quiere

Los planes de futuro más inmediatos de este inquieto barcelonés -que aprendió de su abuelo “la determinación para enfocarse y emprender un proyecto personal” y de su padre “el hacerse responsable de la propia vida y luchar por lo que uno quiere”- pasan por hacer más grande Emprende Aprendiendo. “Es una comunidad en la que servimos lo mejor posible a emprendedores y empresarios. Ahora mismo es con formaciones, pero nuestra idea es seguir expandiendo nuestros productos y servicios“, confiesa.

Por el momento, de lo que se siente más satisfecho es de poder compartir esta aventura con gente con su misma visión. “El camino del emprendedor es muy solitario y yo he tenido la suerte de encontrar a personas increíbles que ahora están en mi equipo luchando por los mismos objetivos”.

Con el background emprendedor que atesora, y las lecciones de empresa y de vida de su padre y de su abuelo, seguramente Oller vuelva pronto a concebir nuevos proyectos, si es que no lo está haciendo ya.

Imágenes | Emprende Aprendiendo

Subir