Empresa

¿Cuándo es más rentable jubilarse? Estas son las cuentas básicas

¿Compensa retrasar la edad de jubilación para cobrar más, aunque sea durante menos tiempo? ¿O adelantarla para alargar el periodo de las prestaciones? Según el Banco de España, la primera opción es la menos rentable.

Al menos, esta es una de las conclusiones del informe ‘Una estimación del rendimiento financiero del sistema de pensiones’ publicado recientemente por el organismo central. El estudio analiza la rentabilidad de las pensiones contributivas en España y el impacto real de los incentivos y las penalizaciones existentes. Es decir, hasta qué punto compensa, de forma voluntaria, jubilarse antes o después de la edad de jubilación ordinaria.

autonomos-jubilacion-claves

La jubilación de los autónomos: todo lo que debes saber

Aun así, la cuantía final de la pensión que se obtendrá una vez jubilados depende de muchos factores. De esta manera, para saber cuándo es rentable jubilarse es necesario entender cómo funcionan las cuentas del sistema. Y es que, aunque tendamos a pensar en nuestras cotizaciones como un tipo de inversión, el sistema público de pensiones funciona de forma diferente.

Así se calcula la pensión de jubilación

El sistema español, en su modalidad contributiva, es un sistema de reparto. Esto quiere decir que los trabajadores en activo, a través de sus cotizaciones, pagan las pensiones de los jubilados. Al mismo tiempo, y al igual que sucede en los sistemas de muchos de nuestros vecinos europeos, los trabajadores acumulan derechos de pensión en función de las cotizaciones o aportes que hagan al sistema durante toda su vida laboral.

Es decir, la pensión contributiva que percibimos una vez abandonamos el mercado de trabajo no es directamente el dinero que hemos ahorrado e invertido durante los últimos años, sino que se financiará a través de las aportaciones de los trabajadores que, en ese momento, estén en activo. Su cuantía dependerá de cuánto hayamos aportado nosotros para pagar las pensiones de los demás. Por esta razón es tan importante que exista un equilibrio entre población activa y jubilados, entre prestaciones y cotizaciones.

El cálculo de la pensión de jubilación no es una cuenta sencilla. Entran en juego muchos factores, modalidades y condiciones especiales. Aun así, por intentar simplificarlo, el cálculo empieza por conocer la llamada base reguladora, una cantidad que variará en función de las cotizaciones que hayamos hecho, y los porcentajes que deberemos aplicar sobre esa base en función de diferentes aspectos.

calcular la pensión de jubilación

Determinar la base reguladora

La base reguladora es la media de las bases por las que hemos cotizado en los últimos años de vida laboral. El número de años que se tienen en cuenta para el cálculo ha ido aumentando en la última década. En 2020, se cuentan los 23 años anteriores al mes previo al de la jubilación. En 2021, serán 24 años; y a partir de 2022 se tendrán en cuenta los últimos 25 años.

De esta manera, en un supuesto de una jubilación ordinaria de un trabajador a tiempo completo, la base reguladora en 2020 será el resultado de dividir las bases de cotización de los últimos 276 meses entre 322 (23 años de 14 pagas). Es importante tener en cuenta que las bases de cotización de los últimos dos años se computarán por su valor nominal. Las anteriores, sin embargo, se actualizarán en función del índice de precios al consumo (IPC) de ese período.

Calcular el porcentaje aplicable

Partiendo de la base reguladora, siempre que hablemos de una jubilación ordinaria, el sistema aplica un porcentaje que varía en función de los años trabajados. Así, en 2020, la cuantía de la pensión coincidirá con el 100% de la base reguladora si se acredita haber cotizado durante al menos 35 años y 10 meses. Este periodo también irá incrementándose. A partir de 2027, serán necesarios 37 años de cotizaciones para alcanzar el 100%.

De la misma manera, existe un periodo mínimo de cotización de 15 años. Este da acceso al 50% de la base reguladora. A partir de ahí, por cada mes cotizado se incrementará ligeramente ese porcentaje, según unas tablas públicas que pueden consultarse en la web de la Seguridad Social.

Incentivos y penalizaciones

Otro de los factores principales a tener en cuenta es la edad de jubilación ordinaria, que también aumenta año a año. En 2020 es de 65 años si se han superado los 37 años de cotización o de 65 años y 10 meses si no se han superado. Es importante tenerla en cuenta porque jubilarse antes de ese límite puede conllevar penalizaciones. Y hacerlo después tiene una serie de beneficios.

  • Jubilación anticipada (siempre que sea de forma voluntaria). Es posible adelantar la edad de jubilación hasta dos años, pero se aplica un coeficiente reductor de entre el 2% y el 1,625% por trimestre de anticipación.
  • Jubilación demorada. Alargar la vida laboral es posible y tiene ciertos beneficios para la cuantía de la pensión. Por cada año completo cotizado más allá de la edad legal de jubilación, la pensión subirá entre un 2% (si se han cotizado al menos 25 años) y un 4% (si se han cotizado más de 37 años).

retirarse del mercado laboral

¿Cuándo es más rentable jubilarse?

En función de todos estos aspectos, se puede hablar de una rentabilidad del sistema de pensiones. Es decir, la relación entre los fondos aportados (cotizaciones) y la cuantía percibida. Este rendimiento, que varía bastante, es el que ha analizado el Banco de España en uno de sus últimos informes. Entre otras cosas, el organismo ha concluido que, tal como está diseñado el sistema en la actualidad, los incentivos para retrasar la edad de jubilación no compensan. No es más rentable, de media, seguir trabajando una vez superados los 65 años.

A modo de ejemplo, el Banco de España explica sus conclusiones con un caso práctico. Se trata de un ejemplo prototipo, ya que, como hemos visto, hay muchos factores que influyen a la hora de calcular la pensión. En el caso escogido, se analiza un trabajador que se jubila en 2017 tras haber cotizado 459 meses (algo más de 38 años) y pagando una base de cotización del 45% de la base máxima de cada mes.

Así, si esta persona ficticia tuviese 65 años, percibiría una pensión de 1.338 euros al mes. Si se jubilase de forma anticipada a los 63 años, la cuantía mensual sería de 1.124 euros. Y si, por el contrario, demorase su retirada hasta los 67 años, percibiría 1.445 euros al mes.

“Sin embargo, en términos de rentabilidad económica, el incentivo a posponer la edad de jubilación sería muy limitado”, concluye el Banco de España. “Si bien obtendría una pensión de mayor cuantía (por la bonificación asociada a posponer la jubilación), la recibiría durante un período de tiempo esperado más corto, por lo que la rentabilidad no aumentaría con respecto a la jubilación a la edad ordinaria”.

Es decir, ¿cuándo es más rentable jubilarse? Sobre el papel y desde un punto de vista monetario, la edad perfecta sería hacerlo cuando podamos asegurarnos de que vamos a percibir la cantidad máxima a la que podemos aspirar. Sin embargo, también hay que tener en cuenta el tiempo durante el que vamos a disfrutar de dicha pensión. Esto está ligado directamente con la esperanza de vida, un factor que podemos estimar, pero no conocer con exactitud.

Imágenes | Unsplash/Mark Timberlake, Free To Use Sounds, Georg Arthur Pflueger

Subir