Swimmy, la ‘start-up’ de alquiler de piscinas particulares que ha triunfado este verano

Autónomos

Alquilar piscinas a través de un app es posible. Para aquellos que este verano se quedaron con ganas de un chapuzón les vendrá bien saber que esto existe. Se llama Swimmy y se trata de una ‘start-up’ francesa que también ofrece sus servicios en España y que incluso, ha multiplicado, por más de 40, los alquileres respecto al año pasado.

La plataforma de alquiler de piscinas entre particulares contacta a los propietarios de piscinas que no les dan mucho uso, ya sea porque tienen una segunda residencia, o porque en su día había niños en la casa, con usuarios que desean darse un baño privilegiado. Hablamos con Anaïs Ferrández Vilches, Directora de Comunicación Internacional de Swimmy para que nos cuente un poco más sobre el negocio.

[hde_related]

¿Cómo y cuándo surgió el primer impulso que llevó a crear la startup?

La fundadora, Raphaëlle de Monteynard estaba con una amiga suya en la piscina y se dieron cuenta de que las piscinas de alrededor estaban prácticamente vacías. Raphaëlle se dijo en ese momento que sería una buena opción el poder alquilarlas durante la jornada, permitiendo así a diversos grupos disfrutar de una piscina privada.

¿Cuáles son las características principales de Swimmy? ¿Qué novedades habéis introducido recientemente?

Las características principales son al fin y al cabo las de toda compañía de economía colaborativa: compartir, y para Swimmy, la felicidad se compartir. El gasto de agua y el mantenimiento que supone una piscina son menores si los gastos se comparten y así ambas partes salen ganando, el propietario rentabiliza los gastos de su piscina y el usuario tiene una piscina privada durante un día.

Como últimas novedades, hemos añadido las piscinas favoritas, que algunos propietarios puedan ofrecer almuerzos o meriendas, que los propietarios pueden elegir el mínimo de personas que quieren recibir y hemos introducido el Superhost: cuando los propietarios han alquilado más de 20 veces, se convierten en Superhost.

 

 

¿Cuáles son las herramientas o estrategias que más utilizáis para daros a conocer?

Principalmente utilizamos las redes sociales y los medios de comunicación.

¿Cómo fueron los inicios? ¿Con qué sorpresas os encontrasteis?

La primera sorpresa fue que la idea tuvo muy buena acogida y que la repercusión en medios fue inmediata y notable. No hubo ningún tipo de siniestro, y los propietarios estaban encantados con el proyecto. Eso nos llamó mucho la atención, que ellos fuesen los primeros en adherirse a la plataforma y además ganaron bastante para un primer año, alrededor de los 5.000 € por temporada.

¿Cuál ha sido la barrera más grande a la que os habéis enfrentado y cómo la superasteis?

La barrera más grande ha sido evangelizar el mercado, dar a conocer Swimmy explicando a los propietarios y alquilados sus funciones. Esto se ha hecho con mucha paciencia, con mucho trabajo y un equipo dedicado que cree en el proyecto y el espíritu de Swimmy. Al fin y al cabo, en el mercado de la economía colaborativa, ya andaban Airbnb que lo había hecho con los apartamentos y Click&Boat que lo hacía con los barcos. La historia hubiese sido completamente diferente si hubiésemos llegado al mercado hace diez años.

[hde_quote author=»Anaïs Ferrández Vilc,» position=»Directora de Comunicación Internacional»] La crisis del coronavirus solo ha ayudado a nuestro negocio. [/hde_quote]

¿Cómo veis este modelo de negocio en España?

El modelo de negocio en España ha prosperado muchísimo en tan solo un año. Swimmy llegó a España el verano de 2019 y a principios de esta temporada contábamos con menos de 100 piscinas activas y cerca de 1400 usuarios. No sabíamos qué tipo de malabares íbamos a tener que hacer este año, cuando debíamos consolidar el mercado y nos encontramos frente a una pandemia mundial. Ahora mismo contamos con más de 350 piscinas para refrescar a más de 10.000 usuarios, y seguimos presentando índice de exceso de demanda a pesar de estar a mediados de septiembre.

¿Cómo ha influido en Swimmy la crisis del coronavirus?

Tanto en Francia como en España, los países donde trabajamos, la crisis del coronavirus solo ha ayudado a nuestro negocio. En España precisamente, empezamos con algunas demandas a partir del 11 de mayo, se multiplicaron a partir del 25 del mismo mes viendo que la mayoría de provincias ya estaban en fase 2 e incluso algunas en fase 3. El pistoletazo de salida lo dio definitivamente el levantamiento del confinamiento, el 8 de junio. Esa misma semana, ya presentábamos índices de exceso de demanda en Madrid y Sevilla. Dos semanas más tarde fue en Valencia, y a finales de julio fue el caso de Barcelona. Incluso a día de hoy, continúan.

Tuve la suerte de participar en FOA 2020, en una mesa redonda de turismo, junto a empresas como SIXT, Ryanair y NH Hotel Group. Durante ella, se habló de cómo esta crisis había tocado al sector y que muchos veían difícil una rápida recuperación del mercado. Sin embargo, yo expliqué que a Swimmy, el coronavirus había catapultado nuestro modelo de negocio. Actualmente, hemos llegado a multiplicar por más de 40 los alquileres respecto al año pasado.

¿Cuáles son vuestros siguientes pasos? ¿Qué os gustaría conseguir?

Nuestros siguientes pasos van a ser la expansión al extranjero. Como cité anteriormente, estamos en Francia y España, los cuales son los dos países europeos con más piscinas. El verano que viene entraremos en el mercado estadounidense, el portugués, el belga y el italiano. Nos gustaría conseguir, por supuesto, una consolidación de mercado bastante rápido sabiendo que presentamos una solución innovadora para los tiempos que corren.

Como vosotros, hay mucha gente con grandes ideas. ¿Qué consejos darías a alguien que quiere montar una empresa?

Principalmente, perseverancia. Hay que dedicarle mucho tiempo al  proyecto y hacer numerosos test para ver que funciona. La mayoría de personas van a intentar convencerte de que no es buena idea, pero hay que seguir su intuición (sin olvidarse de los estudios de mercado que hay que llevar a cabo).

Y para finalizar. ¿Una frase inspiradora para aquellos que todavía no se atreven a emprender?

No hay que tener miedo, ¡los frutos del emprendimiento son exquisitos!

Imágenes | Swimmy

Archivado en
Subir