Autónomos

Chargy, olvidarnos del cargador del móvil en casa ya no es un problema

No podemos negar que la duración de las baterías de nuestros smartphones es un tema que a todos nos concierne. Usamos el móvil prácticamente para todo y durante muchas horas al día, y a nadie nos gusta llegar a ese temido momento en el que nos quedamos sin batería fuera de casa, y peor aún, sin cargador.

Un problema tan común al que nadie le había dado solución, hasta que nace Chargy, un concepto innovador y revolucionario: dispositivos de carga inteligente que te permitan estar siempre conectado en cualquier lugar (bares, hoteles, locales comerciales, ferias o eventos)

Hablamos con Laura Lozano Lominchar, cofundadora y CEO de Chargy, para que nos cuente cómo ha ido evolucionando una idea que ya ha patentado y su visión personal del mundo del emprendimiento.

¿Qué o quién te inspiró para montar tu propia empresa?¿De dónde viene ese primer impulso?

Tomando un refresco en una terraza madrileña abarrotada de gente uno de mis amigos se quedó sin batería en su móvil, sacó su cargador del bolsillo y se dirigió a la barra para pedirle al camarero que le dejara cargar el móvil. Me quedé sola durante un buen rato y en ese momento me percaté que mi amigo no era el único que tenía ese problema, mucha gente de alrededor estaba en la misma situación. En ese momento se me encendió una bombilla y pensé que sería ideal que cada mesa llevara incorporado un cargador para móviles. Pero no quería que la idea quedara solo en eso, en la venta de cargadores móviles, de eso ya hay miles de empresas a nivel mundial, tenía que ir un poco más allá y entonces pensé en el modelo de negocio, que nadie pudiera cargar su móvil si no interactuaba primero con el cargador facilitando sus datos y contestando una breve encuesta.
El negocio estaba muy claro, quisimos ser los primeros en desarrollar una solución diferente a todas las aportadas hasta el momento por otras empresas. Siempre me gustaron las historias de personas que construían sueños de la nada. Y pensé que si esas personas eran capaces de alcanzar sus metas, no era algo imposible, por lo que yo también tenía que intentarlo.

Cuéntanos, ¿qué es lo que tiene de diferente Chargy para sus clientes?

Somos los creadores e impulsores de un nuevo concepto al que hemos bautizado con el nombre de “Social Chargy”. Es como el “Social Wifi” pero aplicado a la carga móvil. Hemos ideado una potente herramienta de Business Intelligence que recopila y analiza datos en tiempo real a través de la carga móvil inalámbrica. Hemos inventado una nueva manera de conectar a empresas y marcas con nuevos clientes alrededor del mundo. Además, nuestra tecnología se encuentra patentada desde 2016. Nuestros dispositivos están pensados para instalarse en todo tipo de espacios, tales como hoteles, restaurantes, aeropuertos, centros educativos, estadios deportivos, locales comerciales, ferias y eventos, etc…

 
¿Cómo fueron los inicios? ¿Con qué sorpresas te encontraste?

Desde el principio sabía que para un proyecto de esta envergadura necesitaría ayuda, y más cuando era mi primera aventura empresarial. Por ese motivo decidí explicar la idea a Héctor M. Morell, un emprendedor sevillano que ya contaba en su haber con varios éxitos y fracasos, una persona con amplia experiencia en el lanzamiento y gestión de empresas tecnológicas.
El primer gran problema al que nos enfrentamos los dos fundadores era que queríamos montar una startup de IoT (Internet of Things) sin ser ingenieros, por ese motivo el primer paso que dimos en busca de ayuda fue inscribirnos al concurso de emprendimiento Yuzz del Banco Santander, un concurso para emprendedores tecnológicos menores de 35 años. Tuvimos la suerte de ser los ganadores de nuestro centro y pudimos viajar a Silicon Valley. Posteriormente, logramos convencer a una persona técnica para que se uniera al equipo y pudimos desarrollar un producto mínimo viable con el que empezamos a realizar testeos. En agosto 2016 conseguimos patentar nuestra tecnología. Tras ese primer paso inicial, luego empezaron a venir las cosas como rodadas, ganamos más premios, se incorporaron más ingenieros al equipo, encontramos más inversores, y clientes de primer nivel empezaron a confiar en nuestra tecnología, por lo que empezamos a facturar.

¿Tuviste a mucha gente a tu alrededor que pensó que era una locura?

Tengo que decir que en este sentido hemos sido muy afortunados tanto Héctor como yo, ya que tanto nuestros amigos como familiares confiaron en nosotros desde un primer momento, tanto económica como profesionalmente.

 

¿Qué relevancia ha tenido el uso de redes sociales a la hora de dar a conocer Chargy?

Cuando creas una nueva empresa y dedicas el primer año de vida a la inversión en desarrollo de I+D+i no sueles tener mucho contenido que compartir con el resto del mundo. No obstante, nosotros siempre hemos intentado ser constante con las publicaciones en nuestro blogs y redes sociales. Al principio no teníamos relevancia alguna, pero más recientemente la gente empezó a interesarse por los avances de Chargy y tanto medios de comunicación, como nuevos inversores como nueves clientes se han puesto en contacto con nosotros gracias al contenido publicado, sobre todo a través de LinkedIn.


Si tuvieras que escoger un momento de satisfacción vivido en tu empresa, ¿con cuál te quedas?

Es muy difícil escoger tan solo uno. Mi primera gran satisfacción fue cuando el jurado del concurso Yuzz pronunció mi nombre como ganadora, era el primer premio emprendedor que conseguía hasta la fecha, me hizo muy feliz y más sabiendo que la recompensa era un viaje a Silicon Valley. Despues viví otros momentos emotivos, pero quizá el más emotivo fue ser seleccionada para presentar Chargy a puerta cerrada ante su Majestad el Rey Felipe VI y ante el Presidente de Portugal durante su visita de estado de nuestro país.
Pero el más especial de todos fue ver a mi abuelo llorar de felicidad cuando estaba recogiendo el premio a Emprendedora del Año en el auditorio de Repsol.

¿Alguna anécdota divertida de tus clientes?

Nuestro primer cliente fue un local de comida rápida por la zona de Moncloa, le pusimos varios puntos de carga integrada en su mobiliario. Al cabo del tiempo volvimos al local para ver qué tal iba todo, vimos que en una de las mesas había un grupo de universitarios comiendo y uno de ellos estaba cargando el móvil. Mi socio Héctor se acercó a la mesa y echó una mirada para ver si el dispositivo estaba funcionando bien, y este chico se dirigió a él y le dijo de una forma muy inocente: “no creo que sepas cómo funciona y seguramente tu teléfono no sea compatible con esta tecnología, es una cosa muy novedosa que ha desarrollado una empresa de aquí de Madrid” y Héctor se le quedó mirando, sonrió y le contestó de una forma muy graciosa: “mi teléfono si que es compatible, ¿y sabes por qué lo sé?, porque soy el cofundador de esa empresa madrileña llamada Chargy Technologies” y el chico se quedó super cortado. Luego se quedaron hablando un rato y se echaron unas risas, pero fue muy emotivo ver que la gente usaba tu producto y que gustaba mucho.

Una ventaja y una desventaja de ser emprendedor

La ventaja es la satisfacción de crear algo de la nada sin recursos, ver que se convierte en una realidad y que proveedores, clientes, socios e inversores poco a poco comienzan a confiar en tu proyecto gracias al incesante esfuerzo diario de todo tu equipo. La desventaja, es la incertidumbre a la que te enfrentas, desafortunadamente no existe una fórmula que nos garantice el éxito y siempre está la posibilidad de que no salga como nosotros lo teníamos planeado.


¿Cómo ves la empresa en unos años?

Actualmente tenemos presencia en 45 países con 3 productos diferentes desarrollados desde cero. En unos años pretendemos que Chargy esté consolidada en España, Latam y algunos países de Europa, con un equipo de más de 25 personas que nos ayuden a seguir en la cresta de la ola de la innovación en el campo de la carga móvil y el big data relacionada con esta.

¿Qué consejos le darías a alguien que quiere montar su propia empresa?

Que sea cual sea el negocio que emprenda debe involucrarse al 100% y siempre con mucha pasión. Que cada acción tiene su consecuencia y que una vez de el paso ya no hay vuelta atrás, así que deberá correr con ciertos riesgos y deberá estar preparado. La mayor motivación es desafiarse a uno mismo.

Dinos una frase que te haya inspirado a ti y que les sirva a aquellos que todavía no se atreven a emprender

“The only person you are destined to become is the person you decide to be” (Ralph Waldo Emerson)
No dejes que nadie te ponga límites, los límites los marcas tú

Subir