El negocio de la motivación: coaching, libros, youtubers, consultores...
que es el big data

Qué es el Big Data: utilidades, importancia y potencial

12 abril, 2018

¿Está tu empresa preparada para las búsquedas por voz?

13 abril, 2018

No solo de ‘coaching’ vive el negocio de la motivación

Negocios de la motivación

El negocio de la motivación es, en realidad, un conjunto de aportaciones de diferentes tipos de profesionales en cuyas contribuciones nos podemos apoyar para lograr una plantilla motivada.

Es importante tener en cuenta que cada profesional o negocio de la motivación tiene su enfoque particular. Unos trabajan con la dirección de la empresa o con los profesionales de los recursos humanos, otros lo hacen con los empleados individualmente o como conjunto. Veamos algunos de los principales perfiles.

Negocios de la motivación

1) Consultores motivacionales

Nos permiten enfocar la motivación desde un punto de vista organizativo. Estudian cuál es la situación de nuestra empresa y diseñan planes con acciones concretas. También pueden participar en el seguimiento y control de los resultados. Sus principales limitaciones se derivan de que no siempre es sencillo insertar de forma coherente los planes motivacionales dentro del conjunto de la planificación de la empresa.

2) Investigadores y docentes

Con frecuencia coinciden ambas facetas en el mismo profesional. Ayudan a descubrir los fundamentos de la motivación, a investigar cómo aplicarlos a la realidad empresarial (y a otros ámbitos humanos) y a formar profesionales. No obstante, su colaboración con la empresa no suele ser directa.

3) Conferenciantes

Son profesionales de prestigio que aportan sus conocimientos y experiencias. Son una referencia para la reflexión, marcan tendencias y suelen ser muy capaces de transmitir enseñanzas útiles de forma didáctica al conjunto de la plantilla. Sin embargo, siempre debemos tener un punto crítico al examinar sus mensajes y la capacidad de trasladarlos a nuestro negocio.

Empleada motivada

4) Blogs de motivación

Pueden acercarnos conceptos generales, ejemplos, casos de éxito, análisis, entrevistas, recomendaciones, noticias de eventos sobre motivación… Al mismo tiempo, puede generarse una interacción que permite, a través de los comentarios y respuestas propios y de terceros, entender mejor nuestros desafíos motivacionales. Sin embargo, no debemos perder de vista su generalidad, ya que sus contenidos no parten del análisis de la realidad concreta de nuestro negocio.

5) Youtubers en el negocio de la motivación

Los mejores exponen con mucho impacto aspectos centrales en el ámbito de la motivación. Trasladan mensajes virales y abren reflexiones y debates. El problema suele ser que ese impacto tan grande genera una reinterpretación que hace que el público entienda algo más cercano a lo que les gustaría que a lo que verdaderamente ha querido trasladar el autor.

6) Escritores de libros sobre motivación

Existe una oferta muy variada en cuanto a temática, tono, extensión, público al que van dirigidos, formato, etc. Son muy útiles para tener referencias y para educar a nuestra plantilla en conceptos motivacionales que creemos necesarios. El problema es elegir los adecuados. Se publican títulos continuamente y se hace imprescindible tener buen criterio para descartar los que únicamente nos harán perder el tiempo.

Good news handshake in the office

7) Coaches

El coaching, en general, puede mejorar las carreras de los empleados y reforzar su motivación. El coaching motivacional, por su parte, coloca esta disciplina en el centro mismo de su labor. Contribuye a un pensamiento más positivo y a una mejor gestión emocional de la motivación. Su riesgo más importante es que acabe centrando su actuación en personas o grupos concretos, perdiendo de vista su efecto indirecto sobre otros miembros del equipo de la empresa.

8) Mentores

Los mentores son una referencia motivadora importantísima para sus discípulos. Encuentran ejemplo, consejo, dirección, apoyo moral, descubrimientos… El problema es que la verdadera aceptación de un mentor no depende de una decisión de la empresa, sino del convencimiento del empleado.

9) Empresas de team building

Son empresas que organizan actividades que pueden ayudar a consolidar un equipo. El aspecto humano de la motivación puede salir reforzado, pero hemos de tener en cuenta que la motivación depende también de otros factores no relacionados con las relaciones personales y profesionales.

10) Terapeutas

En ocasiones, la falta de motivación responde a algún estado de enfermedad en el que puede ayudar mucho la intervención de profesionales como psicólogos clínicos y psiquiatras. Sin embargo, es muy habitual que el empleado desmotivado esté perfectamente sano.

La lucha por la motivación es una tarea multidisciplinar. Y tan importante es conocer qué nos puede aportar cada profesional como comprender sus limitaciones.

Por Gonzalo García Abad

Imágenes: iStock

 

Para estar al día de toda la actualidad síguenos en: