Parriza Premium, la empresa que exporta productos españoles

6 octubre, 2017
Nevera y microondas en la oficina trabajadores

Nevera y microondas en la oficina, ¿que los pongan los trabajadores?

6 octubre, 2017

18 pasos que pueden arruinar un negocio

Errores de gestión

El éxito, en parte, se nutre del fracaso. Esquivar los errores de gestión que han llevado a la ruina a muchos negocios puede aportarnos un mínimo de viabilidad. Si siguiéramos estos pasos, seguramente, acabaríamos rápidamente con nuestra empresa.

Errores de gestión

 

Errores de gestión en la comercialización

1) No escuchar a los clientes

No escuchar y prestar atención a las necesidades de los clientes, los que ya se tienen y los potenciales, es el primer paso para perderlos o no llegar a tenerlos nunca.

2) No comunicar nada a los clientes

“El cliente siempre tiene la razón y punto”. Esa afirmación puede llevarnos a no exponer nuestras razones y a no ser didácticos.

3) No segmentar

Si dirigimos las mismas actuaciones de marketing para todo tipo de públicos, finalmente, no llegaremos a ninguno.

4) No prestar atención a los canales de distribución

Un cliente que, en un determinado canal, encuentra mala atención, es probable que no se vuelva a dirigir a nosotros a través de ningún otro.

5) El buen trigo en el arca se vende

Tener un buen negocio que no conoce nadie y no hacer esfuerzos en publicidad es una magnífica forma de acabar con él.

6) Ignorar a la competencia

Vender un producto caro y de peores prestaciones que el de la competencia pone en peligro la demanda de la empresa.
 
Competencia
 

Errores en la gestión financiera

7) Mantener excesiva liquidez

El dinero es útil para hacer pagos. Más allá, mantener mucha liquidez contribuye a reducir la rentabilidad del negocio.

8) Financiar la estructura fija de la empresa con financiación a corto plazo

Ideal para que lleguen rápidamente los vencimientos de las deudas y no tengamos con qué pagar o tengamos que desprendernos de inversiones importantes.

9) No endeudarnos en absoluto

Perdemos una oportunidad de financiación, de desgravar por una parte de los intereses, de recibir el respaldo y supervisión de quien nos lo preste a nuestra actividad.

10) No planificar ni elaborar presupuestos

Sin planificación no tendremos claros los pasos que vamos a dar ni su impacto financiero. Además, complicaremos enormemente el control de los resultados del negocio.
 
Comprender a los empleados
 

Errores en la gestión de recursos humanos

11) Generar un mal ambiente laboral

Un mal ambiente laboral es la forma ideal de que se escape el talento y de generar conflictos estériles entre los miembros del equipo.

12) No estudiar las características de los empleados

Contribuye a no conocer sus potencialidades, carencias y limitaciones y, por tanto, a encomendar la tarea incorrecta a la persona equivocada.

13) ¿Qué más da la motivación?

Un equipo mal motivado tiende habitualmente al presentismo.

14) No incentivar al equipo

El esfuerzo de los trabajadores sin incentivos adecuados queda limitado al estricto cumplimiento de sus obligaciones o a su buena voluntad.

15) No prestar atención al talento y conocimiento de los empleados

Los empleados son los principales depositarios del conocimiento que aplica la empresa.
 
Pilas de papel
 

Otros errores de gestión

16) Un conflicto entre socios

Los conflictos entre socios son una magnífica forma de perder una cantidad enorme de tiempo, dificultar la toma de decisiones, complicar la sucesión y acabar con la reputación de la empresa.

17) Montar un negocio que nos disguste

Un emprendedor dentro de un sector del que tiene muchas ganas de salir suele ser una buena manera de abrir la puerta de salida antes de entrar en el negocio.

18) No organizar y analizar la información

Apartar documentos (especialmente si se hace en “montañas de papel” sin soporte digital) sin prestarlos atención y sin extraer información de ellos facilita el caos administrativo y la pérdida de conocimiento valioso.

El fracaso empresarial tiene mucho de proceso de aprendizaje. Aunque, frecuentemente, es consecuencia de factores incontrolables, muchas veces está en nuestra mano evitarlo.

Por Gonzalo García Abad

Para estar al día de toda la actualidad síguenos en: