Open data y digitalización, más allá de la marca smart city

2 octubre, 2017

La micropymes son las empresas que más entran en concurso de acreedores

2 octubre, 2017

Mapa del Emprendimiento 2017: así son las startups en España

¿Cuál es el perfil del emprendedor? ¿Cuántos fundadores tienen, de media, las startups? ¿Disminuye el riesgo de fracaso de la segunda aventura de un emprendedor? Estas y otras cuestiones ya tienen respuesta gracias al Mapa del Emprendimiento 2017, un estudio publicado por South Summit.

Después de analizar 1.585 startups (un 47% de ellas españolas), Spain Startup, la compañía tras South Summit, ha llegado a una serie de conclusiones sorprendentes y sin duda interesantes en el mundo de la emprendeduría. Te resumimos algunas de ellas.

 

Así son los emprendedores españoles

De las marcas analizadas en España que cumplían ser innovadoras, escalables y globales, el 43% de ellas tiene origen en la Comunidad de Madrid, un 19% en Cataluña, un 11% en Valencia, 9% en Andalucía, 5% en Galicia y un 3% en País Vasco. El 10% restante se reparte en el resto de las comunidades.

Con respecto al perfil del emprendedor español, aunque sabemos que existe la emprendeduría femenina (y tiene éxito), este sigue siendo mayoritariamente masculino (82%). Su edad media es de 36 años, aunque hay un gran abanico de emprendedores entre los 25 y los 44.

El 96% de ellos tiene formación universitaria. Un dato que destaca entre el resto es la cantidad de ingenieros que levantan una empresa (los que vienen de equipos STEM). El 36% de las startups cuenta con uno a la cabeza, seguidas de un 35% de ellas con emprendedores de la rama de las ciencias sociales, pero sin especificar carrera.

Si miramos desde la perspectiva de la startup, vemos que el 20% de ellas tiene un único socio, pero que una mayoría del 38% sube hasta dos fundadores. Tras esto, un 23% tiene tres, un 11% tienencuatro socios y un 8% tiene cinco o más.

 

Por qué emprendemos y las ventajas que tiene ser un emprendedor en serie

Un dato curioso es la cantidad de emprendedores recurrentes (o emprendedores en serie), que ronda el 48%. Es decir, casi la mitad ha creado más de una empresa, pero alguno ha vuelto a ser empleado antes de volver a intentar levantar una startup.

Lo sabemos porque solo un 30% de los emprendedores viene de la emprendeduría, mientras que el 57% lo hace desde puestos de empleado, un 10% siendo estudiante y un 1,5% desde el paro.

El estudio destaca que cada vez más el emprendimiento se convierte en una opción meditada (en lugar de un mecanismo de inserción laboral). Es decir, que el emprendedor es emprendedor por vocación (un 61%) frente a un 20% que dice «unirse a un proyecto en el que creía», un 18% que quiso cambiar su vida profesional y un 1% que estaba desempleado.

De los emprendedores en serie, el 22% de ellos había lanzado una startup antes, un 14% ya tenía dos a sus espaldas, 9% restante había levantado tres o más.

¿Por qué abrir una segunda startup? South Summit también nos da datos interesantes relacionados con esta pregunta.

El 54% de las startups falló, por lo que obviamente su actividad cesó, pero el 32% fue vendida y el 14% restante sigue en activo y con sus socios originales. Aunque, eso sí, a los 3 años un 21% de los fundadores tiende a abandonar la empresa por diversos motivos.

Destaca que la probabilidad de fracaso de una startup se reduce (mucho) con la experiencia de los fundadores. Por ejemplo, mientras que aquellos empresarios con una startup tienen el 33% de probabilidades de fallar, a la cuarta empresa el porcentaje baja hasta el 20%.

 

¿Cómo son las startup en nuestro país?

El 73% son seminales o seed (el 55% de ellas tiene menos de tres años). Es decir, que apenas han madurado y distan mucho de ser empresas competitivas. Muchas esperan ser compradas o dar el salto y escalar.

Pero eso no significa que les vaya mal. En casi todos los casos (de las que siguen en pie), los ingresos reales suelen superar los ingresos esperados. Además, el 14% de ellas ya cuenta con un EBITDA positivo.

Sobre las fuentes de financiación empresarial, destaca que el 57% de las startups recurre a fondos propios, un 24% acude a familiares y amigos (el conocido como sablazo de constitución) y solo un 15% se decanta por fondos privados (como los business angels o concursos). Créditos bancarios o el crowdfunding son alternativas minoritarias.

En cuanto a qué se dedican estas empresas, una gran porción de ellas se dirigen hacia las nuevas tecnologías. Fintech, realidad aumentada, arte y diseño, IoT/IoE y sensores, y geolocalización ocupan los cinco primeros puestos seguidos por salud, música y entretenimiento, bienestar, negocio y productividad y eficiencia energética.

El informe también nos habla de los clientes de estas empresas: el B2B (Business to business) y B2C (Business to customer) siguen copando el 37% y 35%, respectivamente, pero los mercados diagonales de Internet, los B2B2C ya han alcanzado el 22%, mientras que un 5% se mantiene en el B2G (Business to government).

También nos dice qué comercializan: básicamente servicios y software (77%), suma de software (33%), servicios (27% y SaaS, software como servicio (17%). El resto es fabricación (11%), hardware (5%) y otros bienes (11%).

 

¿Cuánto empleo dan estas startups?

Empleo directo, como puede darlo una pyme tradicional. El 69% de las startups tiene menos de 10 empleados, y cerca del 40% no contrató a nadie en 2016. Frente a esto tenemos el otro lado de la balanza, con un 3% de startups con entre 20 y 30 trabajadores y otro 3% con más de 30. Además, el 6% de ellas contrató entre 10 y 30 personas el año pasado, y un 1% contrató más de 30.

Lo paradójico de estos datos es que el 87% de estas empresas está en búsqueda activa y constante de nuevos miembros para el equipo. Esto implica que o no hay suficiente personal cualificado, que hay pocas redes para localizarlos o que las empresas no disponen de los medios para contratarles.

Lo que más se demanda son programadores y personal que trabaje con software (22%) y ventas (19%). Tras esto tenemos marketing (15%) e IT (14%). Esta información es muy interesante a la hora de plantearse la siguiente etapa educativa.

El estudio diferencia entre España y Europa, aunque podríamos decir que nuestro país es una muestra representativa del total. Por ejemplo, en Europa se cumple que solo el 18% de las startups tienen empresarias detrás, o que el 97% de los empresarios tienen formación universitaria. Para más información, el informe completo se encuentra en la web de South Summit.

 

Por Marcos Martínez

Para estar al día de toda la actualidad síguenos en: