Exponenta, el algoritmo que predice la viralidad del contenido
5 septiembre, 2017
Claves para que no te afecte la depresión posvacacional
11 septiembre, 2017

Descubre por qué septiembre es buen momento para emprender

Septiembre es sinónimo de llegada del otoño y comienzo del curso escolar; y en cierto modo, empresarial. Puede ser una buena oportunidad para emprender por diversas razones.

El soporte de los proyectos emprendedores

Todo proyecto emprendedor requiere del concurso de otras personas, empresas e instituciones. Necesitaremos cumplir trámites administrativos, buscaremos financiación, recabaremos informes y asesoramiento cuando sea necesario, etc.

En verano muchos contactos se retrasan, porque es la época en la que mayor número de personas se va de vacaciones. Es habitual tener que esperar unos días para conocer alguna respuesta y poder proseguir el camino. En septiembre comienza una etapa del año en la que todo fluye más deprisa.

Por eso, puede ser el mejor momento para poner en marcha ese negocio que lleva meses rondándonos la cabeza y para el que nos hemos preparado formándonos e investigando qué podíamos aportar a ese nicho de mercado.

El curso escolar como oportunidad de emprendimiento

Muchas empresas forman parte de una maquinaria que debe engrasarse en septiembre para que funcione la cotidianeidad de los escolares y sus familias. Por un lado, es una oportunidad para las empresas relacionadas propiamente con la educación. Más allá de los colegios, la mayoría de las actividades extraescolares y las clases particulares dan comienzo al principio del curso escolar.

Lo mismo sucede con todas las actividades que tienen como misión dar soporte a las clases. Por ejemplo, desde los servicios de catering para comedores escolares a los de transporte, pasando por los fabricantes y comercializadores de material escolar, deben analizar las necesidades, oportunidades y tendencias concretas del nuevo curso.

Además,  en materia de digitalización de la enseñanza, todos los proveedores de aplicaciones y equipos tienen ahora su prueba de fuego. Son muchas las propuestas innovadoras y llega la hora de saber el grado de aceptación que ha tenido su producto entre la comunidad educativa y ver si se implementan correctamente.

El curso escolar como motor de la demanda en sectores no educativos

Con el comienzo del curso se reanuda un conjunto de conexiones entre los alumnos. Los compañeros se vuelven a ver y se influyen mutuamente. Por esa razón, septiembre es el momento más propicio para que surjan nuevas tendencias con los niños como protagonistas.

El nuevo contacto entre los niños que comienza en septiembre tiene, en cierta medida, elementos en común con la viralidad en Internet. Cada expresión de un niño sobre los productos de una empresa tiene una repercusión sobre los demás de su entorno. El ejemplo típico son las prendas de ropa y el calzado, que los niños, con frecuencia, aceptan o rechazan por imitación u oposición a las que ven en otros niños. Otro tanto sucede con locales infantiles, centros de ocio e, incluso, con bienes de consumo.

También el sector de la economía social tiene una buena oportunidad de convertir sus propuestas en tendencia. Los niños, en general, tienen una especial sensibilidad por las causas sociales y ambientales y una capacidad no menor de hacer reflexionar a sus padres, abuelos y otros familiares. Pueden ser los mejores embajadores de las empresas del tercer sector y el comienzo de curso es un momento particularmente propicio.

La preparación del otoño y el invierno

Además de por el inicio del curso escolar, septiembre es una oportunidad de negocio por el tránsito del verano al otoño. Por ejemplo, ahora existe un interesante momento para la demanda de sectores relacionados con obras, revisiones técnicas, limpieza, mudanzas, etc.

Y también es un momento importante para los sectores de ocio, turismo y consumo, que están preparando la sucesión de puentes festivos de los próximos meses y la llegada de hitos importantes como el Black Friday, el Cyber Monday, la Navidad o las rebajas de invierno.

Septiembre también es un mes clave en el textil. Se celebran pasarelas, como la Madrid Fashion Week, que son un momento muy importante para impulsar el sector y sus diversos intervinientes.

Septiembre puede ser un buen momento para iniciar negocios, realizar nuevas propuestas y analizar tendencias en muchos sectores económicos, especialmente los ligados al mundo educativo.

Gonzalo García Abad