WeFitter, la app que quiere empleados sanos, felices y productivos
8 Agosto, 2017
ClicAlimentación, el Google Maps de Madrid para potenciar el pequeño comercio
11 Agosto, 2017

Los más curiosos, inteligentes e inspiradores ejemplos de marketing de guerrilla

Sabemos que nuestra sociedad de consumo obliga a las marcas a ser originales y creativas. Son muchos los estímulos comerciales, y los consumidores, acostumbrados a todo tipo de publicidad, son difíciles de sorprender. Por eso, hoy queremos acercarnos a un tipo de publicidad que busca impactar, que se recuerde la marca y el producto.

 

Marketing de guerrilla, ¿por qué?

El marketing de guerrilla apuesta por acciones promocionales extraordinarias y llamativas, que se fijen en la retina y la memoria del consumidor. Se pueden dar en el mundo online, pero quizá son mucho más espectaculares las que podemos ver en la calle. Éstas impactan en el transeúnte porque le abordan en un espacio en el que nunca podría imaginar que iba a recibir ese tipo de estímulo comercial.

Algunas de las ventajas del marketing de guerrilla son las siguientes:

– Alto impacto. Las llamativas acciones consiguen que, incluso años después, los consumidores recuerden aquel evento promocional.

– Viralidad. Son los propios consumidores los que comentan a sus familiares o amigos cómo son las campañas que han llamado la atención. Si hablamos de eventos online, es fácil que los compartan en sus redes.

– Posicionamiento. Se trata de una forma muy útil de posicionar a la marca en un mercado tan competitivo y lleno de estímulos.

– Diferenciación. Al hilo del anterior, la firma, con su acción de impacto, se diferencia de su competencia, haciendo algo totalmente diferente.

– Modernidad. La marca transmite al consumidor una imagen de vanguardia e innovación que ayudará a conectar.

Simpatía. De igual forma, es común que los transeúntes y los internautas reciban estas campañas con agrado, porque les sorprenden y les sacan de su rutina. Ello les hace aumentar sus simpatías por la marca.

Presupuesto. El marketing de guerrilla no necesita acciones de alto presupuesto. Con originalidad e imaginación, cualquier marca puede desarrollar una campaña que destaque entre el público.

 

Inspiradores ejemplos

Ahora sí. Vamos a pasar a la parte más entretenida de este artículo. A continuación, os mostramos algunos interesantes ejemplos de marketing de guerrilla que ayudaron a posicionar a sus marcas.

Coca Cola y la máquina de la felicidad

 

Coca Cola es una de las marcas que más apuesta por un marketing creativo y que conecte. Su máquina de la felicidad se hizo muy popular. Se trataba de un dispensador de bebidas que “pedía” un abrazo a la gente que pasaba. Y quien se lo daba recibía una bebida gratis.

 

Kit-Kat y su respiro

 

Kit-Kat es otra de las marcas que practica acciones de marketing de guerrilla. En este caso, un banco de la calle, un elemento que se usa a diario por los transeúntes, le sirve para identificar ese “respiro” que hizo emblema de sus campañas.

 

Nike y el día internacional sin coches

 

Involucrar las acciones del marketing de guerrilla con cuestiones cívicas y sociales que interesen a la ciudadanía es clave. En Praga, y con motivo del Día Internacional sin coches, Nike “colocó” 100 botas para correr a diferentes vehículos aparcados en la calle.

Vijae Sales y las barbacoas

 

Este es un ejemplo de cómo el marketing de guerrilla puede ser ideal para una pyme, pues no se necesitan gastar grandes sumas de dinero para conseguir una campaña de impacto. Los elementos de la calle y un poco de pintura pueden conseguir un resultado de escándalo.

 

Volkswagen y su piano

 

Impactar a la gente transformando los elementos que usa de forma cotidiana es una de las claves del éxito. Volkswagen convirtió las escaleras de esta parada de metro de Estocolmo en un gigantesco piano que la gente no paraba de usar, jugando como niños.

 

Carrie y la telequinesis

 

Un imprescindible ejemplo de marketing de guerrilla que copó noticias y tuvo repercusión mundial fue el que se hizo para promocionar el remake de la película de ‘Carrie’. Una actriz y una cafetería preparadas para gastar una broma de cámara oculta a unos impactados usuarios fueron los protagonistas.

 

McDonalds y los pasos de cebra

 

Los pasos de peatones son otro de los elementos que protagonizan muchos ejemplos del marketing de guerrilla. De nuevo, se trata de aprovechar los elementos habituales y darles un giro estético de impacto. En este ejemplo, se convierten en gigantescas patatas fritas.

 

Nivea y el efecto de sus productos

 

Para terminar, un divertido ejemplo que causó impacto entre todos los transeúntes que en ese momento pasaban por la calle. Un stand callejero en el que se pueden probar productos de Nivea. Una chica (la inocente víctima) se acerca. Y, a partir de ahí, un festival de reacciones a su alrededor que es fruto de una cuidada coreografía grupal.

El marketing de guerrilla es una herramienta efectiva, sorprendente, que logra que los usuarios recuerden la marca durante mucho tiempo. Sólo se necesita una cosa para ponerla en práctica: muchísima creatividad.

 

Por Noelia Martínez