TerangaGo, el BlaBlaCar que une Europa y África
6 Julio, 2017
Wetaca, los tuppers para comer bien todos los días
6 Julio, 2017

Algunas ideas clave para arrancar tu negocio

Antes de empezar en el camino del emprendimiento y montar un negocio, hay que tener claras algunas ideas sobre el mundo empresarial. Lo más importante, y que hay que tener como máxima, es cuál es el problema no resuelto de tu cliente potencial, ya que será quien te permitirá obtener beneficios. Y a partir de este punto gira todo.

Todo negocio empieza con una idea, pero por sí sola no basta. Llevarla a cabo con una buena  gestión y una perfecta ejecución será lo más importante, además de contar con un equipo que trabaje en la misma dirección y de forma cohesionada.

Igualmente importante es contar con la figura de un líder que analice las capacidades de cada empleado y sepa obtener el máximo rendimiento de cada uno. Puede que el líder sea uno de los fundadores de la empresa, pero también puede que no reúna los requisitos necesarios para ejercer este papel, por lo que hay que encontrarlo fuera del proyecto. Es necesario que cuente con la experiencia, la formación y las habilidades necesarias para ser el líder que nuestra empresa necesita.

Los ámbitos público y privado ofrecen diferentes recursos para apoyar el desarrollo de nuestra idea de negocio. Es necesario aprovechar esta oportunidad que se nos ofrece para rodearnos de expertos, para saber si responde a una necesidad real de mercado y si tendríamos una cartera de clientes.

Conoce a tu público objetivo

Si ya sabemos que alguien compraría nuestro producto o servicio, hay que conocer quién será nuestro público objetivo, a quién dirigirnos y de qué forma hacerlo, para lo que necesitamos un estudio sobre el comportamiento de nuestro target y cómo consume. Hay que poner en marcha un proceso de escucha activa para saber cuáles son los problemas que preocupan a nuestro target y de qué manera nuestro negocio puede solucionarlos.

¿Has oído alguna vez eso de “el cliente siempre lleva la razón”? En este caso, es cierto. Nuestro cliente siempre va a estar en el centro, ya que sin los consumidores no existirá nuestro negocio.

Hay que tener claro cuál va a ser nuestro modelo de ingresos, ya que será lo que sustente la empresa, por lo que debe ser una de las preocupaciones iniciales.

 

Las cualidades más importantes

La perseverancia y la autocrítica son dos de las cualidades del buen emprendedor, ya que hay que apostar nuestra ideas pero también ser autocríticos con ella para saber si va a ser bien aceptada en el mercado o cómo  mejorarla para que funcione a la perfección.

 

Marta Gámez