Calambur Teatro, la inquietud por la innovación
8 mayo, 2017
El smartworking se impone al teletrabajo
9 mayo, 2017

Publicidad: La credibilidad está de la mano de los Influencers

Ser instagramer se ha convertido en uno de los trabajos más sencillos y deseados del mercado. Y es que todos seguimos a un influencer a través de redes sociales: esa persona que presume  de su vida y nos recomienda productos o servicios para ser tan fantásticos como ellos.

Dulceida es una de las blogueras con más followers de nuestro país. Actualmente, son 1,8 millones de personas las que siguen en Instagram, el cual está plagado de lugares paradisiacos, fiestas con amigos y escenas envidiables. Aida Domenech comenzó escribiendo un blog de moda en el año 2009 por puro hobby y hoy en día es la influencer española con más seguidores.

La naturalidad y la cercanía han sido los factores de éxito que la han hecho triunfar; hablando directamente con sus seguidores y contando cosas personales de su vida. Pero no solo ella es de las más conocidas del país, son también famosas Paula Echevarría (1,7 millones), Lovely Pepa (1,4 millones) o Sara Carbonero (1,3 millones). Aunque sin duda, la española con más seguidores es Cindy Kimberly con 2,6 millones de followers.

Son infinitas las marcas que contactar con ellas para realizar campañas publicitarias. Y es que se han dado cuenta quién tiene más credibilidad sobre sus productos: las influencers en las redes sociales. Porque sus millones de seguidores confían en el criterio de las instagramers y compran los productos que aparecen en sus cuentas.

Este hecho hace, que mientras el resto de los mortales dependemos de un salario cada mes, los influencers cobran por cada publicación una buena suma de dinero. Y no solo eso, si no que despiertan interés en la prensa, de esta manera, reciben más seguidores e incrementa la atracción por parte de las marcas.

Según Captiv8, una compañía estadounidense que analiza las redes sociales, en Instagram se paga por cada publicación entre 800 dólares a las personas con menos de 250.000 seguidores hasta 150.000 dólares a aquellos que tienen más de 7 millones. Siendo YouTube la mayor fuente de ingresos, los canales con más de 7 millones de suscriptores reciben de media por cada vídeo 300.000 dólares. Y todo sin contar el resto de ofertas de publicidad que reciben los influencers.

Fuente: Expansión